ImaginArtium: acercar a los niños el mundo del arte

Se encuentra usted aquí

Aplicaciones móviles

El arte y la tecnología han luchado mucho por trabajar juntas y entenderse. La revolución tecnológica no ha querido dejar atrás el mundo del arte y los museos han invertido y están invirtiendo mucho esfuerzo y dinero en crear sus propias aplicaciones móviles (apps), sus guías al alcance de las pantallas táctiles.
Admirar las colecciones de un museo, hacer recorridos virtuales por sus salas, contemplar desde cualquier lugar obras maestras y analizarlas al detalle... Estas son las posibilidades que ofrecen las aplicaciones. Sin movernos de casa, desde un telefóno móvil  o una tableta, es posible acceder al interior de las pinacotecas más visitadas del mundo, colarse en sus instalaciones y organizar las visitas después de saber exactamente qué albergan.
La mayoría tienen un enfoque generalista, pretenden ofrecer una panorámica parcial por la colección del museo. Así funcionan las aplicaciones del Guggenheim, Prado, el Louvre o el Museo Metropolitano de Nueva York.  Algunas son gratuitas y otras de pago. Pero, la novedad en este campo es la aplicación dedicada a un artista o una exposición temporal en concreto. A nivel internacional, la Tate es la que más apuesta por este modelo. En España, el Thyssen se ha sumado a esta moda con su aplicación dedicada a una de las joyas del museo: el Retrato de Giovanna Tornabuoni de Ghirlandaio.

Apps para los más jóvenes
Los niños y niñas de corta edad manejan con gran soltura los móviles y las tabletas por lo que no es de extrañar que muchos desarrolladores se hayan lanzado a la creación de aplicaciones específicas para niños.
Las aplicaciones con las que los museos complementan sus programas educativos son herramientas a tener en cuenta. La experiencia de los niños cuando descubren obras de arte en las salas de los museos puede implementarse de una manera lúdica y educativa a la vez a través de aplicaciones que refuerzan el aprendizaje no formal y pueden conseguir incorporar también esa curiosidad por lo nuevo a la adquisición de contenidos o habilidades pedagógicas. En este sentido, las aplicaciones que permiten compartir, editar y crear son enormemente útiles.


La aplicación MOMA Art Lab es una aplicación que sirve para que el usuario a partir de 7 años cree sus propias obras a partir de figuras geométricas, herramientas de color y seis actividades inspiradas en autores cuyas obras se encuentran en el museo. Se trata de una aplicación que prescinde incluso del mapa para ubicar las obras en el museo pero que permite acercarse al niño o al adulto que la utilice de una forma muy creativa e intuitiva al mundo del arte moderno.

 

 

 

 

Tate Kids Draw & Play. Elige un lienzo y empieza la diversión. Cuando se haya terminado, se puede  compartir la creación en la Tate Kids Mi Galería.
Cada lienzo está diseñado por un ilustrador diferente y viene con instrucciones para fomentar la imaginación y la creatividad. 

 

 

 

 

 

Tate Noisy Neighbours. Lleno de ilustraciones vibrantes, ricos animación y banda sonora y voz en off original, esta aplicación no sólo cuenta una historia, sino que también permite a los usuarios crear su propia cuenta.

 

 

La app Crononautas es un juego que puede convertirse en herramienta educativa si se quiere o un juego en el que la experiencia vivida te acerca de manera lúdica a los contenidos de las colecciones del Museo Thyssen.  Un juego de aventura que hace uso de la realidad aumentada para acercarnos a las obras desde puntos de vista que no son los habituales.

 

 

 

Experiment Now!, que permite aprender antes, durante y tras la visita al Thyssen, conciendo e interactuando con algunas de sus obras más importantes.
 

 

 

 

 

Louvre Kids es una aplicación-juego diseñada para niños que visitan el museo del Louvre. Se trata de una selección de doce obras del Museo que son ubicadas en un plano. Cada obra es explicada por una voz femenina juvenil que suena mientras el niño debe completar una misión: hallar la silueta de la Victoria de Samotracia, crear un retrato con frutas a la manera de Arcimboldo, completar puzzles… Existen dos niveles de dificultad en los ejercicios de cada obra.  Para incentivar que el niño complete el recorrido se emplea un sistema de recompensas: cuando se realiza una actividad, se marca con una estrella y se activa un nuevo ejercicio.
 

 

 

 

 

 

 

NGA Kids. Este programa de la National Gallery of Art de Washington contiene actividades interactivas y una gran variedad de herramientas de creación artística para todas las edades.