Cine documental o el tratamiento creativo de la realidad

Se encuentra usted aquí

John Grierson - La escuela documental inglesa

La Escuela Documental Británica, verdadera precursora tanto del Free Cinema como del Neorrealismo Italiano y la Nouvelle Vague surgió durante la década de los años 30, siendo su etapa de máximo esplendor en el periodo de entreguerras y su máximo representante fue John Grierson.

John Grierson (1898-1972) fue uno de los primeros y más influyentes documentalistas de la historia del cine. De origen escocés estudió Comunicación y Audiovisuales en la Universidad de Glasgow.  Ya desde sus comienzos, Grierson fue consciente de la importancia e influencia que los medios populares de comunicación como el cine tenían en la sociedad, un papel hasta entonces reservado a las Iglesias y a las escuelas.

En ArtiumEn ARTIUM.En ARTIUM

En 1924 viajó a los Estados Unidos para perfeccionarse en Ciencias Sociales. Allí aprovechó para relacionarse con directores de cine, políticos y periodistas. También coincidió con el director Robert Flaherty comenzando entre ellos una relación de amor-odio. Por un lado, quedó impresionado con la película de Flaherty Moana (1926), de hecho, el escocés utilizó por primera vez el término "documental" (documentary), derivada del término francés "documentaire", en febrero de 1926 en una crítica que escribió en el New York Sun.  Por otro lado, Grierson no compartía la pasión de Flaherty de rodar en tierras lejanas y primitivas, y abogaba más por el drama cotidiano.

A la deriva (1929).Correo nocturno (1936).

En 1927 regresó a Inglaterra y consiguió financiación para rodar un filme sobre la industria del arenque Drifters (A la deriva, 1929). La cinta obtuvo gran éxito y fue premiada por la Sociedad Cinematográfica de Londres.

Después del estreno de A la deriva, Grierson dejó aparcada su función de director de filmes y se convirtió en organizador creativo. Creó el llamado EMB Film Unit (Unidad Cinematográfica de la Empire Marketing Board), un grupo compuesto por jóvenes cineastas como Basil Wright, John Taylor, Arthur Elton, Edgar Anstey, Paul Rotha, Donald Taylor, Stuart Legg o Harry Watt. Grierson era el encargado de supervisar su trabajo y de poner en marcha los proyectos. El grupo apostaba por el documental social, imágenes de la vida real de la sociedad civilizada, muy diferente a lo que se había realizado hasta el momento, donde había un mayor interés por mostrar regiones lejanas y las costumbre de pueblos primitivos.

En 1934 el grupo terminó por disolverse y la unidad fímica se trasladó al General Post Office (Correo Central), convirtiéndose en la GPO Film Unit. De esta nueva etapa surgirían películas como Correo nocturno (1936) de Harry Watt y Bail Wright. La unidad fue creciendo y se llegaron a formar numerosas ramas. Grierson continuó siendo director del grupo hasta 1938 cuando fue invitado por el Gobierno de Canadá a estudiar la producción de films en Canadá. En 1939 creó la comisión nacional de films, que luego se transformó en la Junta Nacional Fílmica del Canadá. Años después, con la entrada de Canadá en la II Guerra Mundial Grierson se dedicó a la producción y dirección de films de tipo propagandístico.

“El documental no es más que el tratamiento creativo de la realidad. De esta forma, el montaje de secuencias debe incluir no sólo la descripción y el ritmo, sino el comentario y el diálogo”.

John Grierson