Ábrete de orejas

Se encuentra usted aquí

La película

En 1987 Stephen Frears dirigió Prick Up Your Ears, traducida al castellano como Ábrete de orejas. El guión, de Alan Bennett, se basa en la biografía del dramaturgo Joe Orton escrita por John Lahr cuya obra se convirtiría, en poco tiempo, en un best-seller. En la película Frears retrata la relación que existió entre el escritor Joe Orton y su amante Kenneth Halliwell. Ambos protagonizaron una tortuosa relación que los actores Gary Oldman y Alfred Molina retratan en el filme. La acción se desarrolla en los años cincuenta y sesenta y muestra el perfil de la sociedad británica del momento.

 

El personaje de Joe Orton lo protagoniza el actor Gary Oldman. El dramaturgo nacido en Leicester y de origen humilde consiguió ingresar en la Royal Academy of Dramatic Art (RADA) en 1950. Tras su ingreso, un año más tarde, conoció a Kenneth Halliwell con quien entablaría un profunda amistad. La diferencia de edad entre ambos nunca supuso un obstáculo en su relación, una amistad que derivó en algo más íntimo hasta convertirse en amantes. Su mundo giraba en torno a la cultura, el arte y la literatura. Trabajaron juntos en distintas obras que por falta de apoyo editorial no vieron la luz; a partir de 1957 iniciaron su andadura en solitario como escritores.

En 1962 tuvo lugar un suceso que cambiaría, en un futuro no muy lejano, el rumbo de su relación. Orton y Halliwell fueron declarados culpables de cinco cargos de robo y tuvieron que ingresar en prisión, su delito, robar libros en la biblioteca municipal y manipular sutilmente las tapas y solapas. Muchas de las cubiertas originales las utilizaron para decorar las paredes de su habitación. Pasado un tiempo, los libros que Orton y Halliwell modificaron se convirtieron en los más valiosos de la colección de la biblioteca de Islington.

Como escritor, Orton, desarrolló un estilo propio, que mediante el uso de un lenguaje elegante en situaciones trágicas conseguía que las tramas rozaran lo absurdo. Sus obras cirticaban los viejos valores, su humor negro le confería un carácter rebelde que expresaba mediante el uso de un lenguaje ordinario y brusco. Su obra perfiló junto con la obra de H. Pinter, un nuevo teatro inglés, satírico y macabro.

Su carácter abierto e impulsivo, en ocasiones temerario, le permitió al joven y atractivo Orton adentrarse en el mundo de la literatura, en el que poco a poco encontraría su lugar. En la película se observa cómo su personalidad y su trayectoria profesional evolucionan adquiriendo cada vez más peso e importancia.

En el caso de Kenneth Halliwell, personaje interpretado por Alfred Molina, ocurre lo contrario, se trata de un muchacho educado, culto y muy sofisticado, que se enamora perdidamente de su compañero, Joe Orton. Será el propio Ken quien adentre a Orton en el mundo de la literatura, al mismo tiempo que observe cómo su carrera va a menos. Víctima de sus complejos, que no le permiten relacionarse con naturalidad, y de los sucesivos fracasos profesionales, Kenneth se enfrenta a su declive personal, un trago amargo que que afectará de lleno en la pareja.

Tras salir de prisión ambos personajes revelan un cambio en su personalidad, Orton cada vez más seguro de sí mismo arrastra a un Kenneth cada vez más acomplejado y tímido al mundo nocturno del juego sexual que existía en los baños públicos en Reino Unido. Ken quien se resiste a compartir a su pareja con otros hombres termina por aceptar estos encuentros casuales perseguidos por la justicia. Frears pefila así el tema de la homosexualidad en el Londres de la década de los años sesenta y de las consecuencias de la práctica de sexo entre hombres en los baños públicos de la ciudad.

Kenneth cada vez más atormentado no acepta el éxito de Joe, se siente injustamente tratado por su pareja y observa como su vida pierde sentido por momentos. El alcohol, las medicinas y el tremendo malestar hacen que su personaje se desequilibre mentalmente. Será el 9 de agosto de 1967 cuando Kenneth Halliwell mate a martillazos a su amante mientras este dormía. Ken se suicidó tomando una sobredosis de barbitúricos. Los cuerpos fueron encontrados a la mañana siguiente cuando un chofer llegó a buscar a Orton para acudir a una importante reunión. Halliwell dejó en el escritorio del dormitorio, sobre el diario íntimo de Joe, una nota; quien leyera el diario entendería lo sucedido "especialmente la mejor parte".