Kepa Garraza

Se encuentra usted aquí

De De Debased


Kepa Garraza realizó esta instalación en el escaparate del Café Plaza de Vitoria-Gasteiz, consistente en un maniquí que ha caído al suelo después de recibir una puñalada por la espalda con un pincel. Refleja una de las mayores obsesiones de este artista, la violenta relación entre el artista y el arte.
El pincel, instrumento concebido originalmente para crear belleza, se ha convertido en un arma blanca con el que se puede atacar a una persona e incluso causar la muerte aprovechando su forma punzante.
En esta obra adelanta parte de las reflexiones conceptuales que desarrollará pictóricamente en sus próximas series, como la relación entre el arte, la violencia y la muerte.