Carmela García

Se encuentra usted aquí

Chicas, deseos y ficción


Esta primera serie de Carmela García compuesta por fotografías y vídeos, establece las bases de lo que será su obra posterior. Se trata de composiciones de tipo clásico, con un cierto componente pictórico. Destaca la elegancia, la serena belleza y la calidad artística. En un principio no hay elementos que puedan parecer transgresores en el aspecto formal.
Sin embargo, cuando hablamos de los temas es cuando aparecen situaciones controvertidas. El mundo del feminismo y sobretodo de la homosexualidad con su tendencia al cambio social, todavía generan confusión en algunos sectores más conservadores.


El título Chicas, deseos y ficción es muy ilustrativo de lo que Carmela García ha querido representar. En primer lugar, los únicos personajes que aparecen en todas las obras son mujeres en actitudes cotidianas. Los deseos hacen referencia tanto al deseo sexual entre mujeres como al deseo de ruptura de los moldes creados en la tradición de una sociedad masculina. Sin embargo, todo se trata de una mera ficción, sucede fuera de la realidad, que sigue controlada por la sociedad dominante. El mundo independiente constituido únicamente por mujeres es la Utopía de Carmela García. En este utópico lugar, sus mujeres se adueñan del espacio, ya sea natural o urbano, público o privado, exterior o interior, pretendiendo dominar cada pequeño emplazamiento.


Se inspira en la apropiación que ha efectuado el movimiento gay, aunque no siempre se correspondan con el modo de actuar de las lesbianas, como por ejemplo el cruising, como se puede comprobar en uno de los vídeos de la serie.
Algunos de los lugares públicos son perfectamente reconocibles por el espectador para conseguir de esta manera invertir el simbolismo de los lugares de la cultura urbana real.