ARTIUM (2002-2012): Memoria gráfica y documental

Se encuentra usted aquí

Objeto de réplica. La Colección VII

20/09/2007 > 31/08/2008 (Sala Sur)

 

Comisario: Daniel Castillejo

Artistas: Rafael Agredano, José Ramón Amondarain, Ignasi Aballí, Carlos Aires, Ana Laura Alaez, Guido Anderloni, Elssie Ansareo, Txomin Badiola, Javier Baldeón, Juan Pablo Ballester, Sergio Belinchón, Bleda y Rosa, Daniel Canogar, Naia del Castillo, Song Chao, Hannah Collins, Carles Congost, Monika Czosnowska, Victoria Diehl, Alberto García Alix, Carmela García, Miguel Ángel Gaüeca, Pierre Gonnord, Dionisio González, Peter Granser, Juan Hidalgo, Candida Hofer, Evelyn Hofer, Marjaana Krella, Ola Kolehmainen, Paul Kooiker, Del Lagrace Volcano, Iñaki Larrimbe, Annalee Louwes, Chema Madoz, Ángel Marcos, Bradley McCallum, Jacqueline Tarry, Mira Bernabeu, Antoni Miralda, Mitsuo Miura, Santos Montes, Julie Moos, Juan Luis Moraza, Vik Muniz, Rafael Navarro, Shirin Neshat, Mabel Palacín, Alberto Peral, Concha Prada, Gonzalo Puch, Mabi Revuelta, Xavier Ribas, Miguel Río Branco, Humberto Rivas, César San Millán, Santiago Sierra, Fernando Sinaga, Kiki Smith, Margriet Smulders, Beat Streuli, Christer Stromholm, Esteban Torres, Spencer Tunick, Ulay, Juan Urrios, Juan Uslé, Céline Van Balen, Gert Voor In’t Holt, Ian Wallace, Jöel-Peter Witkin, Begoña Zubero.

Actividades relacionadas con la exposición:conferencia I, conferencia II, conferencia III
 

[Consultar documentación]

Objeto de réplica. La Colección VII contiene, en realidad, dos exposiciones al mismo tiempo, la una engarzada con la otra, dialogando entre sí y, a la vez, con el espectador que se encontrará sumido en una permanente reflexión acerca de sí mismo y de los tiempos en los que estamos instalados. En un primer nivel de acercamiento es obvio que ésta es una muestra de fotografía, disciplina con un amplio eco en la actualidad y que ocupa un protagonismo esencial en casi todos los aspectos de nuestras vidas: desde la composición biográfica y autobiográfica hasta el conocimiento de los amplios avatares socioculturales y políticos en toda su dimensión. Pero el objetivo de esta muestra también es reflexionar sobre conceptos como el autor y sus derechos, el original, la copia y réplica o la multitud de aspectos que los avances tecnológicos desarrollan.

Parece que nos seduce, especialmente, congelar y ver congelado el tiempo, fijarlo y con él a quienes en él habitamos. Da la impresión que en la amalgama de sucesos en movimiento que nos abruman impidiéndonos ver con claridad las cosas, sentir la quietud, el instante parado, el gesto fijado, nos da el respiro necesario para intentar entendernos; para sacar al menos alguna conclusión, en fin, para imaginarnos que tenemos el tiempo suficiente como para ver el mundo tan a cámara lenta que nos parece que se encuentra quieto, como en estas fotografías. Por eso, esta exposición realiza un zoom vital con el ser humano como protagonista y clave de todas nuestras preguntas. Desde los primeros planos de los rostros, lugar donde según Walter Benjamin aún se puede encontrar el último rastro del aura, de la experiencia del artista, coleccionada como objeto fetiche único y que el desarrollo de la técnica ha diluido a base de reproducirlo de multiplicarlo, pasando por un movimiento de alejamiento paulatino del ser humano, de sus acciones y de sus huellas hasta, en un círculo perfectamente vicioso, llegar a las auras eléctricas y misteriosas de la cámara Kirliam.

Asumimos que la necesaria pérdida del aura casi religiosa del objeto artístico a causa del desarrollo tecnológico, es inevitable y necesaria, y aquí entramos en el segundo nivel de esta muestra, ya que los beneficios del acceso universal a las artes, la presunta democratización del goce estético o la desaparición de los límites creativos han dado lugar, como corresponde a la revuelta tecnológica de los dos últimos siglos a intensos debates acerca de concepciones sagradas e inmutables hasta el momento. El objetivo, por tanto de esta muestra, es reflexionar sobre conceptos como el autor y sus derechos, el original, la copia y réplica o la multitud de aspectos que los avances genéticos desarrollan. También pretendemos abordar alegorías que nos hablan de posibilidades infinitas abortadas por los mecanismos del mercado, del museo replicado a causa del arte replicado (y al revés también), en definitiva intentamos enfrentarnos a la intensa contienda conceptual en la que se encuentra sumido el mundo de las últimas artes y, como consecuencia de ello, la propia sociedad. Por ello, la exposición está plagada de guiños que esperamos no escondan, en último término, el disfrute que ofrece la producción fotográfica de estos tiempos.

El relato de Walter Benjamin fue un primer acercamiento al proyecto de esta exposición por lo que ha de leerse como un boceto que apunta parte de los intereses de la muestra. Como buen esbozo contiene partes realizadas, otras sin llevar a cabo y ausencias de aportaciones posteriores, sin embargo consideramos de interés que el espectador de la exposición imagine el proceso de realizar una exposición.

 

Documentación asociada a la exposición

 FOTOSFOLLETO      EN PRENSA   

INVITACIÓNPUBICACIÓN ARTIUMVIDEO

 

[Subir]