ARTIUM (2002-2012): Memoria gráfica y documental

Se encuentra usted aquí

Arquitecturas del vino. Bodega Antión

15/11/2007 > 06/01/2008 (Sala Norte)

Arquitecto: Jesús Marino Pascual


[Consultar documentación]

Arquitecturas del Vino: Bodega Antión es la cuarta de una serie de exposiciones, iniciada en 2003 con Bodegas Baigorri y continuada por Bodegas Ysios y Bodegas Marqués de Riscal & Frank O. Gehry El objetivo de la muestra, como el de las anteriores, es ayudar a difundir y dar testimonio de la renovadora actividad arquitectónica que se está desarrollando en la Rioja Alavesa. Al atractivo del vino y su cultura se une desde hace un tiempo el valor e interés artístico de este patrimonio arquitectónico singular. 

La bodega Antión, perteneciente al Grupo Proconsol, fundado por José Luis Lázaro Carasa hace 40 años, esta situada en Elciego y nace con la aspiración de ser algo más que un lugar donde se elabora el vino. Quiere ser la representación de la destreza en el arte del vino de autor y de alta expresión. Con este proyecto la bodega quiere ofrecer un desarrollo integral en cuanto a la perfección del vino: caldos muy selectos, un entorno envidiable y servicios de hostelería al más alto nivel, todo ello bajo el prisma de la búsqueda de la excelencia.

Y es bajo estas premisas que el Grupo Proconsol encarga al arquitecto navarro Jesús Marino Pascual el diseño y construcción de la bodega, incluyendo en la misma un hotel, un restaurante, una sala de conferencias y un espacio dedicado a las catas.

Jesús Marino Pascual, nace en Liédena (Navarra). Formado en la E.T.S. de Arquitectura de la Universidad de Navarra, obtiene el título académico en 1978. Los 29 años de ejercicio los ha desarrollado como profesional liberal fundamentalmente en La Rioja, con proyectos y obras en Navarra, Álava, Zaragoza, Huesca, Tarragona, Valencia, Alicante, Menorca y Almería.

Su actividad profesional ha conllevado la construcción de numerosos edificios residenciales, intervenciones en el Patrimonio Histórico Artístico y proyectos y obras de edificios religiosos, museísticos, culturales, administrativos, deportivos e industriales, así como numerosos trabajos de ordenación urbanística, dotándole de un amplio conocimiento de la profesión.

Esta rica y variada actividad ha configurado un profesional de perfil amplio que cuenta además con un sólido despacho profesional y con una filosofía de trabajo reflejada en las primeras palabras dirigidas al visitante de su pagina web www.jmpyasociados.es

Sus importantes proyectos de bodegas le han llevado a un fecundo trabajo en el tratamiento del paisaje, rompiendo los límites entre arquitectura y topografía. El proyecto para club náutico y dársena fluvial en el Ebro a su paso por S. Vicente de la Sonsierra incide en esta preocupación, así como el proyecto que nos ocupa: Antión.

El edificio. El hecho de contemplar la bodega como visitable obliga a establecer recorridos fáciles y cómodos, sin interferencia con los recorridos funcionales de la misma. Dos principios rigen la creación y el diseño de la propuesta: la protección y el cuidado del medio en le que se va a desarrollar la implantación y hacer de la parte administrativo-comercial un hito publicitario y una imagen de marca reconocible. Como consecuencia, el proyecto se enfoca contemplando la implantación de la bodega como una cepa del viñedo, enraizada en la tierra, bajo la cual (en sus raíces) se alimenta la producción, mientras que en el aire (con sus hojas recibiendo la luz del sol) nos permite reconocerla, verla, ofreciéndonos su deseado fruto limpio y apetecible.

En efecto, la mayor parte de la bodega, su parte operativa, se sitúa bajo rasante, es decir bajo tierra y cubierta por un manto verde sin incidencia en el paisaje. Estos cuerpos soterrados van emergiendo de la tierra de manera diferente. Así, la nave de elaboración que al norte presenta tan solo su coronación, al sur evidencia prácticamente su volumen completo. La nave que alberga el almacén de materia prima y la planta de embotellado protege del sur a la cara que quedaría expuesta en la nave de envejecimiento en botella, que queda así soterrada. Es la zona administrativa, comercial y representativa la que ofrece una mayor presencia externa.

En su interior, es de destacar el espacio creado en el nivel intermedio de la bodega, en el pasillo de visitas, cuyo ensanchamiento en el eje central permite constituirse en un espléndido comedor, al estar envuelto por las esencias de la bodega, la dominante visión sobre la sala de barricas y la sorprendente perspectiva de la sala de elaboración.

Ya de entrada, la exposición refleja en el diseño de los muros de la sala, la inconfundible presencia de la curvatura con la que se construye la bodega adaptándose a la extremadamente forma irregular de la parcela que ocupa. Los bocetos originales realizados por Pascual para plasmar en papel su proyecto arquitectónico dan paso a fotografías del edificio en su fase constructiva final. Un espacio dedicado, como no podía ser de otra manera, a la propia creación fotográfica, recoge el trabajo realizado por Patxi Cobo, reflejando su modo personal de entender aspectos puntuales de la bodega. Todo ello va envolviendo la maqueta del edificio, punto central de ese espacio expositivo.

A partir de ahí y tras una pequeña muestra de los productos Antión, una pantalla refleja otras realizaciones de Pascual y su equipo.
Alzados y plantas, junto con fotografías de la evolución de la obra y un video, ayudan a comprender el proyecto y el recorrido, a partir de los inicios del proceso creativo, hasta el resultado final. Para terminar la exposición, una maqueta de obra, a escala 1:1, muestra la compleja unión de fachada y cubierta, proyectada para ofrecer la imagen de un sólido monolítico, con las diferentes capas que lo conforman. 

 

Documentación asociada a la exposición

 FOTOSFOLLETO       EN PRENSA

  INVITACIÓN

[Subir]