Balzac, una vida entregada a la pasión

Balzac fue leído, interpretado y como no, criticado por muchas figuras d ela literatura, entre ellos, Baudelaire quien lo describió como un ser “original, insoportable en la vida y delicioso en sus libros. Hombre de cualidades y tanta testarudez.; Bathes afirmó: “la novela de Balzac es absoluta, llevada hasta el límite de sus posibilidades y de su evocación”; por su parte, Víctor Hugo reseñó: “todos sus libros son un solo libro, un libro viviente, luminoso y profundo, en el cual se ve ir y venir toda nuestra civilización actual”.

Cabe mencionar como Balzac, efectivamente dotó a sus obras de un elemento común y unitario, recurrió a los mismos personajes en sus diferentes obras, creando una sociedad ficticia, consiguiendo así ese sentido unitario de cohesión que envuelve toda su obra. Balzac concibió la idea de fundir todas sus obras en una única, para ello usando el recurso ya mencionado el uso de los mismos personajes y estructurando las diferentes novelas en partes autónomas pero complementarias las unas de las otras.

Muestra evidente de ésto es su obra Estudios de costumbres del s. XIX, que divide en tres partes, por un lado Escenas de la vida privada, Escenas de la vida provinciana y por otro Escenas de la vida parisina. Su peculiar estilo hizo que fuera considerado como el fundador de la novela moderna ya que su capacidad descriptiva y su realismo se hayan en la base de la novela francesa que se desarrolló tiempo después. Junto con esta capacidad de descripción “milimétrica” en la obra de Balzac se observa una facilidad extrema para caricaturizar a sus personajes y criticar hasta el extremo de despreciar a la burguesía.

Sus obras muestran y enseñan siempre facetas, diferentes pero reales, del comportamiento humano, mientras que en Papá Goriot elogia el sacrificio humano en Eugenia Grandet, una de las obras más desgarradoras, describe la avaricia humana y en La piel de zarpa2 estigmatizaba el reino del individualismo y del dinero. La esencia de su capacidad creativa reside en el realismo con el que supo plasmar la naturaleza humana.

Balzac siempre mostró una gran aptitud para escribir primero en la cantidad y luego en la calidad. Lo que realmente hace especial a la obra de Balzac, además de su extensión, es la originalidad de la estructura, la exactitud en sus descripciones y la capacidad que posee para conceder a sus personajes una gran fuerza.

Considerado un trabajador infatigable se le reconoce como el padre de un proyecto colosal como lo es la ya citada obra La Comedia Humana. 1834 se consolida como una fecha clave en su trayectoria literaria, es el punto de inflexión en su carrera ya que es a partir de este momento cuando inicia la tremenda labor de unificar todas sus obras que en un principio serían publicadas en doce volúmenes bajo el título Estudios de costumbres en el siglo XIX, se trataba de un correlato social divido en tres partes, Escenas de la vida privada, Escenas de la de provincia y Escenas de la vida urbana. Pero más tarde presentó un segundo conjunto de obras titulado Estudios filosóficos. A partir de estas dos líneas de trabajo desarrolló una nueva idea que se convirtió en su gran proyecto, la comedia, en ella la estructura predefinida sería la piramidal, haciendo alusión a la sociedad en la que él mismo vivió.

En la cúspide de la pirámide hallaríamos las novelas de intención claramente analítica y bajo esta los cuadros de costumbres agrupados según los diferentes estamentos o clases sociales. Buscó la exploración sistemática de todas la especies socialesde aquella época. El gran proyecto tendría nombre en 1840 cuando Balzac decide que su impresionante proyecto se titularía: La comedia humana.

Considerado como una verdadera máquina de escritura, aporta una visión de enorme valor histórico mostrando una sociedad rígida y estamental desde una perspectiva literaria. En cuanto a su aptitud como escritor cabe mencionar que una vez su firma, deBalzac, obtuvo el reconocimiento y éxito que el creyó merecer, envuelto en una aureola de prestigio, reclamado por su lectores del mundo parisino y solicitados su textos en revistas y publicaciones de diferente índole Balzac comenzó a escribir hasta convertirse en “esclavo” de su virtud.

Tristemente no escapó de las mordaces críticas de los periodistas quienes lo tachaban de utópico y se reían de sus “pretensiones enciclopédicas” e incluso se llegó a extender la idea de que Balzac estaba loco, pero Honoré buscó la ocasión para defenderse de las acusaciones del periodismo tradicional, el relataría las cosas como eran, lo relataría absolutamente todo, no existiría crítica que le hiciera callar. La prensa conservadora le atacó más duramente tras la publicación de obras como Esplendores y miserias de las cortesanas o Las feroces maniobras de los campesinos. Contar con el apoyo de figuras como Víctor Hugo o Lamartine no fue suficiente, y Balzac no logró un puesto en la Academia Fancesa algo que hizo mella en el escritor aunque no lo reconociera. Sus últimos días los pasó cansado y enfermo y su triste agonía concluyó cuando tan sólo contaba con cincuenta y un años “...dejando inacabada su catedral de papel...” Escritorio de Balzac, uno de los pocos muebles que pudo conservar durante su etapa de menos éxito como escritor.