Xabin Egaña

Se encuentra usted aquí

Obra

Las obras de Xabin Egaña, se caracterizan por el empleo de técnicas antiguas como el óleo, el temple al huevo y los collages, y por la combinación de la litografía, aguafuerte y la infografía.  En sus cuadros, muestra una creciente preocupación por los valores texturales y rudos de la materia, y obtiene inspiración de la naturaleza, prescindiendo de cualquier referencia de índole figurativa para transmitir así, únicamente, sensaciones.

El artista "se dejó arrastrar por la propia experiencia plástica, subrayando con trazo gestual el mismo acto de pintar. Y aunque se inspira en la naturaleza, prescinde de cualquier referencia de índole figurativa para transmitir así únicamente sensaciones. Gusta, por tanto, de formas orgánicas e inconcretas, jugando en las superficies de los lienzos con roturas y cortes. Además, un interés casi alquimista por el tratamiento de los pigmentos, confiere a estas obras una pátina brillante, que contribuye, sobremanera, a resaltar todavía mucho más la propia plasticidad de las piezas", según relata la enciclopedia Auñamendi.

A lo largo de su vida, Egaña publicó tres libros. El primer libro Oinez (A pie), editado en 1998, es un compendio de las impresiones acumuladas en una serie de viajes que efectuó tres años antes caminando en contacto con la naturaleza, donde conjuga la literatura y la plástica. Se trata de una experiencia editorial sin precedentes en España, ya que muestra a través de sus litografías un viaje realizado durante dos años a pie entre la zona pirenaica navarra de Bértiz y los Alpes suizos. Oinez recoge las impresiones gráficas y poéticas plasmadas por el pintor oñatiarra, en lo que él mismo ha definido como "cuaderno de viaje". Según el propio Egaña: "Quiero que los lectores vuelen y viajen con la imaginación".

En 2002, publica su segundo libro, en él plasma mediante la acuarela su experiencia en el recorrido entre Somport y Finisterre, titulado Diario de un peregrino. En esta ocasión,  el artista optó por la acuarela para una recreación, en cierto modo, realista de los paisajes y escogió para la búsqueda de la naturaleza una ruta mítica, para la que utilizó el tiempo necesario para pintar cada una de las 55 acuarelas que conforman Diario de un peregrino, acompañadas todas ellas de impresiones literarias de quien es lector de Lucrecio, Heidegger, John Berger o Peter Handke, como se desprende de las citas.
Según el artista: "Son ilustraciones del paisaje exterior e interior del recorrido. En cada etapa he intentado captar la esencia de la comarca; he querido que sean una referencia para todos los amantes del Camino de Santiago, independientemente de sus creencias o de sus intereses artísticos. El objetivo que llevaba era la descripción de la meteorología, la orografía, la botánica y la arquitectura de esos lugares; por poner un ejemplo, no es lo mismo la luz violeta de Huesca que los tonos amarillos de Castilla o los grises brumosos de la costa gallega. En resumen, se trata de un libro que habla de la pintura, y con un estilo profundo, habla también, desde un punto de vista místico y religioso, de las relaciones humanas".

Su línea de trabajo se vislumbra por excelencia en su obra 7 ekaitzak, en la que inició un proceso de investigación y creación que duró hasta su muerte. 


 

Se trata de un pintor con obra en destacadas colecciones privadas y públicas, entre las que sobresalen Bellos Grupos de Arte en Bilbao y San Sebastián (1987); ABC No Rio en Nueva York, (1992), y Arte y Viaje, en el Koldo Mitxelena de Donosti (1998). Su legado artístico ha viajado por museos de Estados Unidos, Alemamia, Barcelona o Madrid, y su colección está dispersa hoy en los fondos de Arteleku, Kutxa, Museo Sanz Enea de Zarautz o el palacio Monterron de Arrasate entre otras. (Pie de foto: Tarjeta de presentación  de exposición "ABC NO RIO" en Nueva York).

Egaña dedicó toda su vida a la investigación, creación y exposición de sus obras. Muestra de ello, es su última exposición en la Galería de Arte Felisa Navarro en Vitoria-Gasteiz. Exposición abierta al público que permaneció hasta el 18 de mayo de 2006, precisamente un día antes del fallecimiento del artista.