Patti Smith

Se encuentra usted aquí

Música

Patti Smith quería fusionar dentro del rock & roll la poesía con paisajes sonoros al estilo de sus idolatrados Jimi Hendrix y Jim Morrison. Patti, toda una artista integral desde sus inicios, ha visto marcada su trayectoria por su híbrido de rock y poesía, libertad improvisatoria de jazz y declaraciones espirituales. La esencia del rock era la mezcla entre poesía y revolución, la fusión del poder de la música y el de la palabra; y así se ha hecho notar en algunas de sus creaciones musicales.



Como casi todas las adolescentes, Patti Smith se pasaba los días escuchando música, ya fuera en su casa, en el coche o en las fiestas de sus amigos. Más adelante se hizo asidua de un par de clubes de jazz e incluso organizaba viajes a Filadelfia con algunos compañeros para asistir a conciertos de jazz o asistir a iglesias baptistas donde se cantaba gospel.


Además del jazz, Patti pronto descubriría a uno de sus grupos favoritos de rock, los Rolling Stones y al venerado Jimi Hendrix. Pero si hay alguien en el mundo de la música que le marcó desde su juventud, esa fue la figura de Bob Dylan. Ella misma ha contando que fue gracias a su madre como llegó a conocer el trabajo de Dylan. Patti estaba enferma y su madre para animarla le compró un disco de Dylan. Desde entonces su adoración por Bob Dylan le acompañará siempre, incluso en las etapas más duras de su vida, cuando falleció su marido. Estos fueron los primeros contactos de Patti con el rock & roll.


 


 


En los años siguientes Patti Smith se centró más en la labor poética, entre otros motivos porque ella misma dudaba de su talento y no sabía si estaba a la altura de su ídolos musicales. 1972 será una fecha clave en la vida de Patti, ya que viaja hasta París para ver la tumba de Jimi Hendrix, allí notó algo muy diferente a lo que había sentido hasta entonces, sus dudas acerca de su talento musical se disiparon y se dio cuenta que ella misma era una artista a la altura de sus ídolos musicales.


A finales de 1972 conocerá a la promotora y agente Jane Friedman que la contratará para un par de actuaciones en el Mercer Arts Center. A Patti le costó mucho convencerla para que le dejara leer poesía, ya que no sabía cual iba a ser la reacción del público. A estas primeras actuaciones le seguirían varias más, todas con una gran acogida por parte del público asistente. A principios de 1973 consigue actuar como telonera del grupo New York Dolls.


Durante estas primeras actuaciones, Patti recitaba sus poesías en solitario, sin embargo con el tiempo introdujo en sus recitales canciones y acompañamiento de guitarra. Patti decidió invitar a un amigo suyo llamado Lenny Kaye para que le acompañara con su guitarra en una actuación que tenía en el club Les Jardins. A partir de ese momento Lenny le acompañaría en todos sus recitales musicales.



A finales de 1973 comienza a gestarse el Patti Smith Group, con la incorporación de su segundo miembro el guitarrista Lenny Kaye, además de la propia Patti. Para encontrar a un pianista para el grupo decidieron poner un anuncio y, finalmente, el elegido fue Richard Sohl. Una vez formado el trío comenzaron los ensayos y los preparativos para grabar algunos temas.


Gracias a un dinero prestado por su amigo Mapplethorpe y al de algunos amigos más, el 5 de junio de 1974 reservaron los estudios neoyorquinos Electric Ladyland, que curiosamente, eran los utilizados por su ídolo Jimi Hendrix. Así, pudieron grabar el sencillo Hey Joe / Piss Factory.


Este primer sencillo de Patti tuvo una financiación, producción y publicación totalmente independientes, algo muy poco habitual en esos días. En este primer sencillo Patti contaba sus experiencias adolescentes, su etapa del instituto, su trabajo en una fábrica o su embarazo. El resultado fue un disco de puro rock mezclado con auténtica poesía.


Después de varias actuaciones el grupo tocó en una pequeña tienda de discos de Berkeley, y allí Patti leyó algunos de sus trabajos. A partir de esta actuación surgió la posibilidad de actuar en el Witerland de Bill Graham en San Francisco. A principios de 1975 el grupo decide incorporar a un segundo guitarrista y después de algunas dificultades para encontrarlo se decidieron por Ivan Kral. El grupo pasó de trío a cuarteto. A finales de 1975 se une al grupo Jay Dee Daugherty, un batería que había trabajado con el grupo The mumps.


 


 


Su primera actuación conjunta fue en el Main Point Club de Filadelfia. Poco a poco el grupo comenzó a realizar actuaciones y a ser conocido y respetado por el público. Gracias a la publicidad de las actuaciones, las casas discográficas comenzaron a interesarse por el grupo. Finalmente, el grupo firmó con Arista, ya que además de reconocer su talento, le dieron total control sobre la creación.