José Gutiérrez Solana

Se encuentra usted aquí

Biografía

Autorretrato.

 

José Romano Gutiérrez-Solana y Gutiérrez- Solana nació en Madrid un 28 de febrero de 1886.  José Gutiérrez-Solana fue el quinto y último de los hijos del matrimonio formado por Manuela Josefa Gutiérrez-Solana y don José Tereso Gutiérrez- Solana. Los primeros años de vida del artista no fueron fáciles, varios acontecimientos trágicos familiares, como la muerte de su hermana y de un primo, marcarán en un futuro su carácter, y quedará reflejado en su trabajo pictórico y literario.

En sus primeros años como colegial, su mayor interés estuvo centrado en el dibujo, lo cual no pasó desapercibido para su profesor Agustín García del Val, quién le apoyó en su gran pasión. Años después amplió su formación de la mano de José Díaz Palma, que era profesor de la Escuela de Artes y Oficios.

En 1898, año marcado por la pérdida de Cuba, Filipinas y Puerto Rico, la familia Gutiérrez-Solana sufrió un revés económico, perdiendo numerosos intereses que tenían en aquella zona. Todos estos problemas hicieron que el cabeza de familia enfermara y muriera ese mismo año. Este hecho afectó profundamente a José Gutiérrez-Solana, además al poco tiempo también su madre sufrirá una enfermedad mental.

En 1900, José Gutiérrez-Solana ingresó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Ese mismo año su hermano Luis, al que estaba muy unido, viajará a Estados Unidos pero tendrá que regresar por una enfermedad mental. Durante cuatro años asistirá poco a las clases de Moreno Carbonero, pero sin embargo sí que mostrará un gran interés por las clases de anatomía del profesor Parda Santín. Durante esta etapa asistirá además al estudio de José Garnelo y recibirá clases de Cecilio Plá.

En 1904, una vez terminados los estudios, decidió presentar sus primeros trabajos en la Exposición Nacional de Bellas Artes. Dos años después, en 1906, volvió a presentar algunas obras en la misma exposición, consiguiendo una mención de honor. Durante estos años frecuentó el Café de Levante en la Calle Arenal, allí había una tertulia dirigida por Valle-Inclán, donde solían participar nombres como Ricardo Baroja, Anselmo Miguel Nieto, Romero de Torres o Ignacio Zuloaga.

En 1909 José Gutiérrez-Solana se trasladará a vivir a Santander para acompañar a sus hermanas que acababan de casarse. En los años posteriores serán frecuentes los viajes sobre todo a Madrid. Siguiendo la tradición comenzada en Madrid, seguirá acudiendo a las tertulias de algunos de los cafés de Santander.

Tertulia en el café Pombo.

 

Entre 1914 y 1915 Solana envió a la Exhibition of Modern Spanish Art de Londres dos obras, entre ellas la titulada Los caídos, que obtuvieron un enorme éxito.

En 1917 obtuvo la Tercera Medalla en la Exposición Nacional por su trabajo Procesión de los escapularios. Ese mismo año regresó a Madrid y comenzó a interesarse por las técnicas del aguafuerte y el grabado. Solana seguirá frecuentando cafés-tertulias, como la del café Pombo, donde coincidirá con Ramón Gómez de la Serna.

En 1921 el Ateneo de Santander acogerá la primera exposición individual de José Gutiérrez-Solana. Paralelamente a su carrera artística, José Gutiérrez-Solana también se dedicó a escribir. En 1923 publicó la obra literaria Madrid callejero, y un año después Dos pueblos de Castilla. En esta etapa participará en exposiciones internacionales como la Bienal de Venecia, la Twenty-Third International Exhibition of Painting, el Carnegie Institute de Pittsburg.

En 1926 publicó otra obra titulada Florencio Cornejo. En ese mismo año volvió a exponer en los Estados Unidos. En 1927, el Museo de Arte Moderno de Madrid, acogerá la primera exposición individual de Solana en la capital.

En 1928 viajó a París para realizar una exposición en la sala Bernheim-Jeune del Faubourgh Saint Honoré. Durante esta etapa numerosas instituciones españolas comienzan a comprar sus obras, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, el Ateneo de Santander.

José Gutiérrez-Solana, 1934.

 

En 1930 se le concedió el Primer Premio por la obra Osario en el Museo de Bellas artes de Madrid. Mientras tanto siguió exponiendo fuera de España, en Chicago, Oslo, Venecia o Pittsburg.

En 1933 se celebró en Madrid el Concurso Nacional de Retratos, obteniendo el primer premio por la obra Bibliófilo. En 1936 volvió a París, obteniendo en esta ocasión un gran éxito. Un año después volverá a París repitiendo el éxito. En esta época se inició brevemente en la escultura y el modelado, aunque sólo se ha conservado la pieza La destrozona.

En 1939, y una vez acabada la guerra, los Gutiérrez-Solana, regresaron a  Madrid. Durante el comienzo de la década de los cuarenta seguirá exponiendo internacionalmente, presentando obras en Berlín y Venecia. Así, en 1943, recibirá la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes. En ese mismo año, José Gutiérrez- Solana expondría individualmente por última vez en vida, en la Galería Estilo de Madrid.

José Gutiérrez-Solana enfermará y morirá en Madrid el 24 de junio de 1945. En ese mismo año se le otorgará la Medalla de Honor a título póstumo en la Exposición Nacional de Bellas Artes. 

Osario, 1931.