Esther Ferrer

Se encuentra usted aquí

Obra

Tras sus inicios en el grupo neodadaísta Zaj, su posterior carrera ha desarrollado una intensa meditación sobre el arte desde el arte, utilizando su cuerpo como soporte de performances e instalaciones reflexivas. Siempre trabaja por series y en su obra el absurdo es un componente de peso.

En sus performances los objetos, junto al tiempo real o la repetición, siempre han tenido gran importancia. Las acciones de Esther Ferrer se han caracterizado a menudo por su ausencia de acción, su elementalidad y su interrogar al espectador. La instalación y el video son los únicos recursos que suele emplear para presentar sus performances. Esther Ferrer invita a quienes se acercan o enfrentan a la obra a experimentarla o vivirla a partir de distintas opciones que pueden o no tomarse en cuenta.

La presencia del ready made, alterada por la artista con objetos vulgares que nunca serían ready mades en el sentido duchampiano, martillos, sillas, despertadores, lechugas, y la idea de duración, del tiempo del espectador como parte de su vida real, han marcado buena parte de sus trabajos. Es también una constante en su obra la utilización del hilo, tanto empleándolo como material constructivo, como manteniendo sus funciones dentro de lo cotidiano. Con él traza geometrías, como en la serie de Números primos, cose y zurce, como en el Homenaje a Fontana, borda sus Autorretratos, o lo enreda en el Libro del sexo. Pero el hilo pierde su autonomía y significado propio en las instalaciones con objetos, en el caso de Madre Patria los hilos hacen de “patas de araña”.

La sillas son un elemento recurrente en la obra de Esther Ferrer al considerarlas un objeto en el que pasamos muchas horas y en el que en la medida en que mayor eres mayor tiempo compartes. De hecho una de sus esculturas es una silla sobre la que coloca la leyenda: “Permanezca en ella hasta que la muerte los separe”.

Instalación Suspended chair.

 

A partir de los años 80 empezó a hacer una serie de fotografías de partes de su cuerpo: la cabeza, el sexo, la mano… eran una serie de autorretratos que componían libros: El libro de las cabezas, El libro del sexo, etc., estos se expusieron por primera vez en la muestra Fuera de formato, Madrid. Tras esta llego la serie de Números Primos.

   El libro de las cabezas Autorretrato en el tiempo. 1981/1999.