Eduardo Chillida

Se encuentra usted aquí

Proyecto Tindaya

"Hace años tuve una intuición, que sinceramente creí utópica. Dentro de una montaña crear un espacio interior que pudiera ofrecerse a los hombres de todas las razas y colores, una gran escultura para la tolerancia”.[15]

 

La Montaña Mágica de Tindaya. El proyecto más ambicioso y polémico de Chillida. Tanto, que aún no ha sido llevado a cabo desde que en 1994 el artista aceptara la propuesta. Había recibido propuestas de otros lugares que no le convencieron hasta que José Antonio Fernández Ordóñez le habló de Fuerteventura y de esta montaña.

Lo que Chillida pretende es crear un lugar sacando la materia y metiendo el espacio. Un espacio que reciba la luz del sol y de la luna y que mire al horizonte y a la mar.

Esta idea, relacionada una vez más con el “eterno” juego entre espacio y vacío, es la esencia de este proyecto. No se trata de una escultura que se coloca en un lugar, sino que de su propio vacío nace el lugar.

Sin embargo, esta idea no es nueva en la obra y pensamiento de Chillida. El planteamiento de querer introducir el espacio dentro de la materia se encuentra plasmado ya en obras como Mendi-Hutz de 1984 (Montaña vacía en euskera) y Elogio de la luz XX de 1990. Sin embargo, la obra que mejor define este concepto es Elogio del Horizonte, realizado en hormigón y situado en el Cerro de Santa Catalina, en Gijón.

 

____________________

[15] Chillida, Eduardo. En: “Proyecto Monumental Montaña Tindaya”, declaración de Eduardo Chillida enviada a la prensa en julio de 1996. http://www.elpais.com