Omayra Sánchez víctima del volcán Nevado del Ruiz (1985)

La protagonista de la fotografía era Omayra Sánchez, una niña colombiana que en 1985 fue víctima del volcán Nevado del Ruiz.

La niña de trece años vivía en el pueblo de Armero cuando fue arrasado por el fango y las cenizas del volcán. Omayra estuvo atrapada durante tres días y fue entonces cuando el fotógrafo Frank Fournier tomó la foto de la pequeña que daría la vuelta al mundo. Cuando los equipos de socorro llegaron comprobaron que era imposible sacarla, durante todo el tiempo que duró el encierro se mostró muy valiente y pensó solamente en su familia y en volver al colegio. La fotografía fue publicada varios meses después del fallecimiento de Omayra, y originó una controversia sobre la indiferencia del Gobierno de Colombia respecto a las víctimas.