Honoré de Balzac (1799-1850)

 

Honoré de Balzac nació en Tours, Francia, el 20 de mayo de 1799. Su infancia transcurre en el seno de una familia burguesa con la que no mantuvo buena relación. Su padre fue secretario del Consejo del Rey durante el Antiguo Régimen y su madre provenía de una familia de comerciantes. Su infancia transcurre entre los avatares históricos que marcaron al pueblo francés, un período definido por el Imperio Napoleónico. Respecto a la relación que mantuvo con su madre, Balzac afirmó: “...en cuanto fui echado al mundo, me dieron a criar en casa de un gendarme, donde permanecí hasta la edad de los cuatro años [...] cuando mi madre me llevo a vivir con ella, me hizo la vida tan dura que a los dieciocho en 1817, abandoné la casa paterna y me instalé en un desván llevando la vida que he descrito en Piel de zarpa...”. A pesar de los continuos reproches hacia su madre, historiadores e investigadores sobre su biografía han ahondado en la relación que mantuvo con su progenitora, afirmando que la madre del joven Honoré era un “ser amoroso” y que las acusaciones de su hijo hacia ella no se correspondían con la realidad. Retratos del padre y madre de Honoré de Balzac.

 

Con tan solo diecisiete años se instala en Francia donde cursó sus estudios en el Colegio de Vendôme, escuela en la que destacó por su facilidad de distracción. Cabe destacar un tratado que realizó siendo muy joven durante su estancia en dicho colegio y que los profesores, al descubrirlo, quemaron. Su formación la completó en La Sorbona, lugar en el que estudia derecho por expreso deseo de su padre. Sus primeros trabajos no hicieron sino acentuar su deseo de escribir, y en contra de la opinión paternal y tras abandonar su trabajo como pasante de un notario decidió probar suerte en el mundo de la literatura. Sus padres le alquilaron, durante un periodo de prueba de dos años, un pequeño estudio en la Bastilla acompañado de una mísera paga anual de sesenta francos.

Sus primeros intentos por triunfar como escritor no dieron resultado y obras como Cromwell, un drama en verso, o Sténie, novela filosófica, le conducen al fracaso absoluto, por ello, decide dedicarse al periodismo y a la redacción de novelas populares de corte romántico, gracias a las cuales consigue sobrevivir. Durante este período todo lo que publica lo hace bajo seudónimo. A partir de 1821 entra en contacto con Auguste Lepoitevin. Entablar amistad con éste supone iniciar un período caracterizado por la redacción de novelas comerciales que firmará con seudónimos diversos.

Cabe reseñar que el período más pobre de toda su vida viene acotado por los años 1822 y 1829, siete años en los que vivió en la más absoluta pobreza, sus novelas melodramáticas y sus obras teatrales de carácter trágico marcarán este período en el que el escritor no obtuvo ningún reconocimiento. Su intento por convertirse en editor lo arrojó a un mar de deudas que tuvo que afrontar durante toda su vida. Durante este periodo contó con la ayuda de Madame de Berny con la que mantuvo una relación y con la que pudo conocer el mundo parisino de la época. De fracaso en fracaso, así vivió Balzac su ilusión por llegar a convertirse en un escritor de éxito. A pesar de la lamentable situación económica que vivió, provocada por la falta de éxito, por su gusto por el derroche y el coleccionismo de arte, no perdió la esperanza y será en 1829 con la obra El último chuán, obra que firmó con su nombre y con la que se inició una etapa que le aportó el prestigio que merecía. En esta ocasión recuerda a un amigo de su padre el general barón de Pommereul.

En 1829 consiguió publicar la obra que le catapultaría al éxito titulada Fisiología del matrimonio, a ésta le suceden una serie de obras a lo largo de toda la década de los años treinta y cuarenta:

1830             

Escenas de la vida privada.

Adiós

El baile de Sceaux.

1831             

La piel de zarpa.

La obra maestra desconocida.

1832            

El Coronel Chabert.

El cura de Tours.

La historia intelectual de Louis Lambert.

1833             

El médico de aldea.

Eugenia Grandet.

1834            

La búsqueda de lo absoluto.

Papá Goriot.

1835-1836     

El lirio del valle.

La muchacha de los ojos de oro.

1936             

La misa del ateo.

1832-1837     

Cuentos libertinos.

1837            

Grandeza y decadencia de César Birotteau.

1837-1843    

Las ilusiones perdidas.

1839             

Vautrin.

1842             

Los recursos de Quinola.

1846             

La prima Bette.

1839-1847     

Esplendores y miserias de las cortesanas.

1847             

El primo Pons.

Con su impresionante capacidad y actividad creadora Balzac abrazó casi todas las formas de redacción conocidas que van desde la novela, teatro, ensayos, tratados a una copiosa y sentida correspondencia.

En 1834 decide reunir todas sus obras en la que se conocería como La Comedia Humana, que debería haber estado compuesta por 137 obras queda inacabada ya que tan solo finalizó 85, en ésta Balzac presenta la variedad que existía en la sociedad francesa del momento diferenciando todas sus “especies humanas”. Su pretensión última era la de mostrar los diferentes tipos humanos creados por la vida social llevando al ámbito literario lo que Buffon realizó en el de las ciencias naturales. Como él mismo llegó a mencionar con esta obra se propuso hacerle la competencia “al registro civil”. Esta gran recopilación se estructuró en tres partes: Estudios de costumbres, Estudios filosóficos y Estudios analíticos. Gracias a esta compilación es posible tener una visión de la sociedad francesa en plena Restauración.

Se debe reconocer que la obra de Balzac está marcada por el diferente trato que concede en sus descripciones a sus protagonistas, así, trata con especial desprecio a la clase a la que pertenecía mientras que frente a la figura del burgués intrigante y egoísta ensalzaba la figura de los protagonistas de obras como El párroco de Tours, El coronel Chabert y El médico rural.

 

En cuanto a este período y su relación con las mujeres decir que mantuvo contacto por carta con Eveline Hanska una condesa polaca, quien prometió a Balzac matrimonio tras la muerte de su esposo, pero a pesar de que éste falleció en 1841. Eveline y Balzac no contrajeron matrimonio hasta nueve años más tarde. El enlace que se celebró en marzo de 1850 tuvo un trágico desenlace que ya pocos meses después Balzac murió, concretamente el 18 de agosto de 1850. La correspondencia que mantuvo con ésta quedó recogida en su obra Cartas a la extranjera. Cabe mencionar también que hasta su casamiento con la condesa mantuvo relaciones esporádicas con otras amantes. En lo profesional sus últimos días estuvieron marcados por la presidencia que ostentó en la Société des Gens de Lettres. Su cuerpo descansa en el cementerio de Pére Lachaise, Víctor Hugo fue quien realizó el discurso fúnebre.

 

 

 

Su obra

Balzac fue leído, interpretado y como no, criticado por muchas figuras d ela literatura, entre ellos, Baudelaire quien lo describió como un ser “original, insoportable en la vida y delicioso en sus libros. Hombre de cualidades y tanta testarudez.; Bathes afirmó: “la novela de Balzac es absoluta, llevada hasta el límite de sus posibilidades y de su evocación”; por su parte, Víctor Hugo reseñó: “todos sus libros son un solo libro, un libro viviente, luminoso y profundo, en el cual se ve ir y venir toda nuestra civilización actual”.

Cabe mencionar como Balzac, efectivamente dotó a sus obras de un elemento común y unitario, recurrió a los mismos personajes en sus diferentes obras, creando una sociedad ficticia, consiguiendo así ese sentido unitario de cohesión que envuelve toda su obra. Balzac concibió la idea de fundir todas sus obras en una única, para ello usando el recurso ya mencionado el uso de los mismos personajes y estructurando las diferentes novelas en partes autónomas pero complementarias las unas de las otras.

Muestra evidente de ésto es su obra Estudios de costumbres del s. XIX, que divide en tres partes, por un lado Escenas de la vida privada, Escenas de la vida provinciana y por otro Escenas de la vida parisina. Su peculiar estilo hizo que fuera considerado como el fundador de la novela moderna ya que su capacidad descriptiva y su realismo se hayan en la base de la novela francesa que se desarrolló tiempo después. Junto con esta capacidad de descripción “milimétrica” en la obra de Balzac se observa una facilidad extrema para caricaturizar a sus personajes y criticar hasta el extremo de despreciar a la burguesía.

Sus obras muestran y enseñan siempre facetas, diferentes pero reales, del comportamiento humano, mientras que en Papá Goriot elogia el sacrificio humano en Eugenia Grandet, una de las obras más desgarradoras, describe la avaricia humana y en La piel de zarpa2 estigmatizaba el reino del individualismo y del dinero. La esencia de su capacidad creativa reside en el realismo con el que supo plasmar la naturaleza humana.

Balzac siempre mostró una gran aptitud para escribir primero en la cantidad y luego en la calidad. Lo que realmente hace especial a la obra de Balzac, además de su extensión, es la originalidad de la estructura, la exactitud en sus descripciones y la capacidad que posee para conceder a sus personajes una gran fuerza.

Considerado un trabajador infatigable se le reconoce como el padre de un proyecto colosal como lo es la ya citada obra La Comedia Humana. 1834 se consolida como una fecha clave en su trayectoria literaria, es el punto de inflexión en su carrera ya que es a partir de este momento cuando inicia la tremenda labor de unificar todas sus obras que en un principio serían publicadas en doce volúmenes bajo el título Estudios de costumbres en el siglo XIX, se trataba de un correlato social divido en tres partes, Escenas de la vida privada, Escenas de la de provincia y Escenas de la vida urbana. Pero más tarde presentó un segundo conjunto de obras titulado Estudios filosóficos. A partir de estas dos líneas de trabajo desarrolló una nueva idea que se convirtió en su gran proyecto, la comedia, en ella la estructura predefinida sería la piramidal, haciendo alusión a la sociedad en la que él mismo vivió.

En la cúspide de la pirámide hallaríamos las novelas de intención claramente analítica y bajo esta los cuadros de costumbres agrupados según los diferentes estamentos o clases sociales. Buscó la exploración sistemática de todas la especies socialesde aquella época. El gran proyecto tendría nombre en 1840 cuando Balzac decide que su impresionante proyecto se titularía: La comedia humana.

Considerado como una verdadera máquina de escritura, aporta una visión de enorme valor histórico mostrando una sociedad rígida y estamental desde una perspectiva literaria. En cuanto a su aptitud como escritor cabe mencionar que una vez su firma, deBalzac, obtuvo el reconocimiento y éxito que el creyó merecer, envuelto en una aureola de prestigio, reclamado por su lectores del mundo parisino y solicitados su textos en revistas y publicaciones de diferente índole Balzac comenzó a escribir hasta convertirse en “esclavo” de su virtud.

Tristemente no escapó de las mordaces críticas de los periodistas quienes lo tachaban de utópico y se reían de sus “pretensiones enciclopédicas” e incluso se llegó a extender la idea de que Balzac estaba loco, pero Honoré buscó la ocasión para defenderse de las acusaciones del periodismo tradicional, el relataría las cosas como eran, lo relataría absolutamente todo, no existiría crítica que le hiciera callar. La prensa conservadora le atacó más duramente tras la publicación de obras como Esplendores y miserias de las cortesanas o Las feroces maniobras de los campesinos. Contar con el apoyo de figuras como Víctor Hugo o Lamartine no fue suficiente, y Balzac no logró un puesto en la Academia Fancesa algo que hizo mella en el escritor aunque no lo reconociera. Sus últimos días los pasó cansado y enfermo y su triste agonía concluyó cuando tan sólo contaba con cincuenta y un años “...dejando inacabada su catedral de papel...” Escritorio de Balzac, uno de los pocos muebles que pudo conservar durante su etapa de menos éxito como escritor.

 

Balzac escribió...

 

“El tiempo es el único capital de las personas que no tiene más que su inteligencia por fortuna” 

“Elegancia es la creencia de no hacer nada igual que los demás pareciendo que se hace todo de la misma manera que ellos” 

“La pasión constituye todo lo humano. Sin ella, la religión, la historia, la novela, el arte serían inútiles” 

“Un libro hermoso es una victoria ganada en todos los campos de batalla del pensamiento humano”

“La gloria es un veneno que hay que tomar en pequeñas dosis”

“La ignorancia es la madre de todos los crímenes”