La película

La mujer pantera fue una de las primeras películas de la RKO de Serie B. Las películas de Serie B fueron una respuesta de los estudios de Hollywood a la caída de audiencia experimentada durante la depresión de 1929. Los grandes estudios decidieron hacer pases dobles al precio de una. La segunda sería una película de bajo presupuesto. La primera era denominada Serie A y la de bajo presupuesto era la de Serie B. Hacia 1935, las principales cadenas de cines habían adoptado este sistema de función doble.


Este hecho hizo que los grandes estudios crearan departamentos especiales para rodar este tipo de películas de Serie B. Así, la RKO puso al frente de este departamento a Val Lewton. Su primer éxito fue La mujer pantera, con la dirección de Jacques Tourneur. Esta fue la primera película que salió del departamento y fue todo un éxito, ya que habían invertido unos 130.000 dólares y lograron recaudar más de tres millones de dólares, la misma cantidad que logró la película de la RKO Ciudadano Kane del director Orson Welles. Tourneur y Val Lewton repetirían este éxito en dos títulos más, Yo anduve con un zombie (1943) y La noche del demonio (1956). Ante este éxito, el resto de estudios crearon sus propios departamentos de actores, directores, guionistas y técnicos de Serie B.


A pesar de esta denominación un poco despectiva, Serie B, muchas de estas películas se convirtieron en verdaderos clásicos del cine. En el caso de La mujer pantera, fue el trampolín de Jacques Tourneur para dirigir grandes películas de la denominada Serie A.


La mujer pantera fue el primer contacto del director con el género de terror. Posteriormente repetiría éxito en este género con títulos como Yo anduve con un zombie y La noche del demonio.


La película fue rodada en 24 días y con un bajo presupuesto, pero consiguió ser considerado como un clásico del género de terror. Incluso se rodó una segunda parte y años después, en 1981, un remake dirigido por Paul Schrader, El beso de la pantera.


La mujer pantera tenía todas las características que requería una película de Serie B. Estas películas tenían que ser rodadas en un corto periodo de tiempo, en la Mujer pantera fueron exactamente veinticuatro los días necesarios para terminar el rodaje. Otra de las características de las películas de Serie B y en este caso de La mujer pantera es el hecho de que apenas duraban ochenta minutos, muy diferente al metraje de las grandes producciones de Hollywood que enseguida pasaban de las dos o incluso tres horas.


En cuanto al presupuesto, este era un elemento clave a la hora de producir una película de Serie B, en La mujer pantera apenas se invirtieron 134.000 dólares, cifras que estaban muy lejos de las grandes inversiones de las películas de serie A. Para ahorrar costos era muy frecuente que se reutilizaran tanto decorados, como vestidos y escenarios de otras películas filmadas en los estudios. En el caso de La mujer pantera, la RKO decidió reutilizar varios escenarios de otras películas, así la escalera donde vive la protagonista, Irena, ya la habíamos visto en la película de Orson Welles El cuarto mandamiento (1942).



Escenas de La mujer pantera.

 


Escenas de El cuarto mandamiento.



 


Por eso hay que destacar que Tourneur se alejara de lo que hasta entonces era lo común y decidiera hacer una película en la que los personajes eran seres aparentemente normales y el terror, en vez de mostrarse, se insinuaba a través de la iluminación, las sombras y la música. En realidad, la película tiene muy pocos efectos especiales, se limita a jugar con las sombras y las luces. Este hecho puede ser uno de los motivos por los que la película La mujer pantera no se haya pasado de moda en absoluto y que los espectadores que la contemplan ahora sientan la misma inquietud que sintieron los espectadores de la época. Ante el éxito que obtuvo la película, la RKO decidió realizar una secuela de la misma titulada Curse of the cat people (La venganza de La mujer pantera, 1944). En esta ocasión se volvió a contar con la mayoría de los actores de la primera parte, participó Simone Simon, cuyo personaje había muerto en la primera parte. El público acogió bastante bien esta nueva entrega de la mujer pantera. Años después se hicieron algunas versiones, como la reciente El beso de la pantera (Cat people, 1981), de Paul Schrader. La película ha pasado a la historia del cine de terror y su protagonista Simone Simon, será recordada para siempre como la mujer pantera, incluso en los artículos periodísticos que se publicaron cuando la actriz murió se la seguía recordando como la mujer pantera.



Simbología "gatuna"

Una de las características de las películas de Serie B era precisamente la falta de un gran presupuesto, que en ocasiones como en esta película eran suplidas con una gran inteligencia e imaginación. Durante toda la película el símbolo felino está presente de manera directa o indirecta. La obsesión de la protagonista la rodea no sólo en su cabeza, sino en su entorno. Así por ejemplo nada más comenzar la película, aparentemente romántica, la protagonista que ha invitado a Oliver a su casa, le explica por qué tiene una figura de un gato atravesado por una espada en su salón.



Otro elemento felino de la casa es el retrato de una enorme pantera negra que preside una de las paredes de la habitación de Irena.



En otra de las escenas, Irena va a visitar al psiquiatra y cuando está tumbada, se aprecian al fondo unas sombras que nos recuerdan a la jaula de la pantera que está en el zoo.



Y ya como elemento definitivo, la escena en la que Irena, después de haber atacado a un individuo se refugia en la bañera de su casa. En un momento determinado, el director nos enseña las patas de la bañera, que resultan ser garras de felino.


Escenas clave de la película

Escena de la piscina


La escena de la piscina es una de las escenas clave la película. La acción comienza cuando Alice decide ir a la piscina a bañarse. Es tarde y el vestuario está prácticamente vacío, así como la piscina. En un momento determinado, Alice comienza a oír ruidos y a ver sombras extrañas, y decide tirarse al agua, los momentos que vive resultan verdaderamente angustiosos. Esta escena que a los espectadores actuales nos resulta muy familiar, ya que numerosas películas posteriores han “copiado” o se han “inspirado” precisamente en La mujer pantera. Esta nueva forma de entender el terror, sugerirlo, mediante sonidos, sombras, claroscuros, sorprendió a los espectadores de la época.



 


 


Escena del autobús


Otra de las escenas clave de la película y que sirvió de fuente para otras películas de terror fue la escena del autobús. En ella, Alice regresa a su casa de noche por una calle oscura y solitaria. De repente empieza a sentir que alguien la está siguiendo, luces, sombras y extraños ruidos acompañan a la mujer. En este momento, cuando todos los espectadores piensan que va a ser atacada por la mujer pantera, aparece un autobús que nos deja con el corazón encogido. Esta manera de “engañar” al espectador será un recurso que será imitado por otros títulos del género, como en la película Sé lo que hicisteis el último verano. La protagonista en un momento de la película llega a un lugar apartado donde parece que va a ser atacada, sin embargo aparece una joven (inocente) que nos asusta.