Carmelo Ortiz de Elgea

Se encuentra usted aquí

Biografía

Carmelo Ortiz de Elgea nace el 20 de diciembre de 1944 en Vitoria-Gasteiz. Un año después, su familia se traslada a la localidad alavesa de Aretxabaleta. Desde niño se dedica a la pintura, partiendo de una formación autodidacta. En 1948 pinta sus primeras acuarelas y cinco años más tarde, los primeros óleos. En 1955 se matricula en la Escuela de Artes y Oficios de Vitoria para cursar estudios de dibujo. Su esfuerzo y buen hacer le van a reportar diversas ayudas y subvenciones con las que ampliará su formación. En 1962 es adjudicatario de la beca para estudios artísticos de la Fundación Vidal y Fernando de Amárica, la cual le permite trasladarse a Madrid para continuar con su aprendizaje en el Círculo de Bellas Artes de la capital. Su estancia en la ciudad de Madrid le va proporcionar una formación complementaria a través de las frecuentes visitas al Museo Nacional del Prado así como el contacto directo con el pintor y grabador donostiarra Luis García Ochoa, el artista riojano Julián Gil  y el pintor lisboeta Luís Pinto-Coelho. A lo largo de esta primera etapa de formación, Carmelo Ortiz de Elgea ya ha cultivado con especial esmero el paisaje. El resultado de este aprendizaje será mostrado en 1964 en una exposición dedicada al joven artista en la desaparecida residencia del pintor Fernando de Amárica en la calle Eduardo Dato de Vitoria-Gasteiz.

 

Paralelamente a estos primeros años de formación, aumenta el interés del pintor por el paisaje de su tierra natal, lo que le llevará a realizar en 1959 la obra  Arechavaleta y Bodegón. Esta pintura es presentada en el XVI Certamen de Arte Alavés, ganando el primer premio entre los artistas noveles. Al año siguiente Ortiz de Elgea vuelve a presentarse, haciéndose esta vez con el primer premio en la sección superior con la obra Plencia. En 1961, con tan solo diecisiete años de edad, realiza su primera exposición individual en la antigua Caja Municipal de Vitoria-Gasteiz. Un año más tarde le dedican su segunda muestra y la tercera en septiembre del año 1964. También en 1961 se presenta al Certamen alavés: con La era le conceden de nuevo el primer premio.  En 1963 recibirá el primer premio del XX Certamen, en esta ocasión compartido con otros dos pintores. Participa por última vez en el año 1964 con la obra Pintura, por la que recibirá el segundo premio.

En 1964 recibe de nuevo la beca de la Fundación Amárica continuando su formación artística en Madrid. A principios de 1965 vive con su amigo el artista vitoriano Juan Mieg, en la calle Amaniel del barrio madrileño de Noviciado. En este tiempo conoce la obra de Tàpies, la cual le impresiona notablemente. Será en este momento cuando se celebre la exposición sobre Ortiz de Elgea en la Galería Círculo 2 de Madrid. Durante el verano regresa a Vitoria: en julio participa en una muestra conjunta con su amigo Mieg y en el otoño le dedican en la ciudad alavesa una exposición individual. 

A su vuelta al País Vasco, el joven pintor se sumerge en el ambiente asociativo que los artistas plásticos vascos están experimentando. En 1966 Carmelo Ortiz de Elgea funda el Grupo Orain, junto con Joaquín Fraile y Juan Mieg. El año anterior ya se había impulsado un cambio en el arte plástico practicado en Álava, materializado en la exposición celebrada en la antigua Caja de Ahorros Municipal de Vitoria. En esta muestra colectiva participaron Juan Abad, Joaquín Fraile, Juan Mieg, Rafael Lafuente, Ángel Moraza y Francisco Javier Vizcarra. En cuestión de dos años, entre 1965 y 1966, se hace visible el interés aglutinador de los artistas de vanguardia vascos y navarros mediante la fundación de los colectivos artísticos Emen en Vizcaya, Gaur en Guipúzcoa y Danok en Navarra, además del ya citado Grupo Orain en Álava, al cual se sumaran el fotógrafo Alberto Schommer y el escultor Jesús Echevarría

 

 
 

También en 1966, coincidiendo con los acontecimientos anteriormente citados,  Carmelo Ortiz de Elgea recibe el segundo premio en el II Gran Premio de Pintura Vasca. En 1967 gana el tercer premio del III Gran Premio de Pintura Vasca. En este mismo año el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz le dedica una exposición en los Salones de Cultura en la calle Olaguibel. También expondrá en Donostia-San Sebastián y en Bilbao. Finalmente en 1968, año en el que se casa con Rosa García de la Torre, se hace con el primer premio del IV Gran Premio de Pintura Vasca. Al año siguiente decide trasladarse a la capital alavesa donde fija su residencia. En este período realizará viajes a Francia e Italia, estando ya de vuelta en 1972, ya que participa en los Encuentros de Pamplona. En 1973 nace su hija Dorleta.

En 1977 Ortiz de Elgea recibe la beca de la Fundación Orbegozo Eizaguirre de Bilbao, que le permite exponer en diversos lugares de España durante los años 1978, 1979 y 1980, dentro del proyecto Erakusketa. Unos años más tarde, en 1984, el Museo de Bellas Artes de Bilbao decide organizar la primera exposición retrospectiva sobre el pintor alavés, bajo el nombre Carmelo Ortiz de Elgea: Paisaiatik Paisaiara 1952-1984, también expuesta en la Sala Prudencio de Vitoria-Gasteiz.

Desde la primera  retrospectiva dedicada a Ortiz de Elgea, se sucede un importante número de exposiciones centradas en la obra de este artista. Solo a lo largo de los años 80 van a celebrarse alrededor de treinta muestras, entre las individuales y colectivas. Esta destacada actividad expositiva va a continuar a lo largo de los años 90. En 1991 conoce a la galerista Lourdes Ugarabe, que será su compañera hasta la actualidad. Coincidente a este momento realizará además un viaje a Cuba que dará sus frutos creativos. También en los noventa traslada su estudio de Aretxabaleta a Peñacerrada, concretamente en 1993.  Entre 1993 y 1995 impresionado por el desmatelamiento de la industria bilbaína, realiza las únicas obras que hasta el momento ha ejecutado sobre paisaje industrial. A partir de 1995 va a llevar a cabo numerosos viajes que ampliarán su cultura visual y narrativa, proporcionando nuevos elementos en su obra que hablan de Egipto, Norteamerica, Méjico, Argentina, Portugal, Francia, Alemania, Suiza y Grecia, entre otros. A la vuelta de estos viajes, en 1996, traslada su vivienda a la casa familiar de Aretxabaleta, donde reside en la actualidad. En 1999 le dedican una gran exposición retrospectiva en el Centro Cultural Montehermoso de Vitoria-Gasteiz. Este mismo año vuelve a trasladar su estudio, esta vez a un pabellón industrial de la localidad alavesa de Alegría-Dulantzi. Será en el ayuntamiento de esta localidad cercana a la capital vasca, donde una sala expositiva lleve el nombre de Carmelo Ortiz de Elguea, en homenaje al destacado artista.

 

 

Entre el 2000 y el 2011, la actividad creativa de Ortiz de Elgea ha continuado siendo notabilísima. Destaca el interés que el artista ha mantenido por las posibilidades del paisaje, explorando los límites de este. Desde el punto de vista expositivo, durante estos años ha sido protagonista exclusivo de gran cantidad de retrospectivas. Del mismo modo su obra ha estado presente en muestras colectivas en las que ha habido un interés por repasar la relación entre los artistas vascos de los últimos cuarenta años. En el año 2002 se celebró en Guéthary una exposición sobre el Grupo Orain, en el 2005 el mismo colectivo es el tema de la exposición celebrada por la Fundación Caja Vital en Vitoria- Gasteiz,  y en el año 2010 se organizó en la galería Windsor de Bilbao La continuidad del arte vasco. 38 años de galería. En los últimos tiempos Ortiz de Elgea también se ha mostrado interesado en la participación de proyectos como la propuesta que Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo de Vitoria-Gasteiz le hizo en el 2005 para la exposición La obra maestra desconocida. Para esta exposición el pintor alavés realizó la pintura Obra al maestro desconocido inspirada en la obra literaria de Balzac de la que tomó el nombre dicha muestra.

 


  

Entre sus últimas exposiciones está la realizada junto con José Luis ZumetaLuz adentro, organizada en Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo de Vitoria-Gasteiz. Buen ejemplo de la continua actividad de este importante pintor vasco.