El deporte visto desde el arte

Se encuentra usted aquí

Andy Warhol


Andrew Warhola, más conocido como Andy Warhol, nació en Pittsburgh el 6 de agosto de 1928 y falleció en Nueva York, el 22 de febrero de 1987.  Warhol desempeñó un papel crucial en el nacimiento y desarrollo del pop art, movimiento artístico del siglo XX que se caracteriza por el empleo de imágenes de la cultura popular. Con Warhol lo cotidiano fue elevado a la categoría de arte. Warhol concebía el deporte como parte de la cultura pop por eso fue uno de sus temas recurrentes. No hay nada más cotidiano que un ídolo, ni nada más mundano y genial que un gol, un drive, un crochet, una canasta, ...


Durante los años 70, Warhol hizo trabajos a medida para coleccionistas y distintas celebridades. Del coleccionista de arte y aficionado a los deportes Richard Weisman surge el proyecto Atletas, colección de retratos de estrellas deportivas de finales del siglo XX.  Salieron diez pinturas de deportistas famosos: O. J. Simpson, Muhammad Alí, Chris Evert, Willie Shoemaker, Dorothy Hamill, Jack Nicklaus, Tom Seaver, Karem Abdul-Jabbar, Rod Gilbert y Pelé. Las estrellas retratadas son iconos estadounidenses salvo en dos casos: el canadiense Rod Gilbert y el brasileño Pelé.



Warhol fue famoso por sus icónicos retratos en serigrafía durante los años setenta y ochenta. Tomaba fotografías a personas que eran muy atrevidas en esa época, desde celebridades, músicos, diseñadores de moda y atletas. A todos ellos retrató Warhol con su cámara Polaroid. Con los rostros del boxeador Mohammed Alí, la ex estrella de fútbol americano O. J. Simpson o el futbolista Pelé llevó a cabo series. 



También realizó representaciones de actividades deportivas como los grabados Patinador de velocidad en 1983 y Wayne Gretzky (El Grande) en 1984. 



En 1979, Warhol recibió de BMW el encargo de pintar un coche de carreras de competición BMW M1 para la cuarta exposición del proyecto BMW Art Car. A diferencia de los tres artistas que le habían precedido (Alexander Calder, Frank Stella y Roy Lichtenstein), Warhol declinó utilizar un modelo a escala y se puso a pintar directamente sobre el vehículo.