Se encuentra usted aquí

La subasta del lote 49 (Remedios Varo)

OBRA LITERARIA

 

Título original: The Crying of Lot 49

Autor: Thomas Pynchon

Año: 1966

Sinopsis: Un buen día, la señora Edipa Maas se entera de que ha sido nombrada albacea de una inmensa fortuna por su ex amante Pierce, un millonario californiano. Una serie de sorprendentes coincidencias la pondrán sobre la pista de un delirante misterio en el que se cruzan personajes tan estrafalarios como su marido, Mucho Maas -aficionado al grupo británico Dick el Sucio y los Volkswagen, pero en cuyo éxito no cree-, el doctor Hilarius -un obseso freudiano salido del campo de concentración de Buchenwald-, Gengis Cohen -un eminente filatélico de Los Angeles-, o los abogados Warpe, Wistfull, Kubitschek y McMingus, y el entrañable Randolph Driblette?También deberá enfrentarse con las más estrambóticas organizaciones, como la R.E.S.T.O.S. -una extraña red postal de proscritos-, o la no menos enloquecida Yoyodyne S.A., hasta caer en la cuenta de que la revelación final radica precisamente en la subasta del lote 49.

En Biblioteca: LIT 314

 

 

 

En su obra, Thomas Pynchon describe el momento en el que la protagonista de la novela, Edipa Maas, recuerda su viaje a Ciudad de México y su visita a una muestra de arte de la artista catalana, Remedios Varo. Una de las obras que llama la atención de Edipa es la parte central de un tríptico que lleva por título Bordando el manto terrestre. Pynchon lo describe así:

«En Ciudad de México, sin darse cuenta, habían acabado por entrar en una exposición de cuadros de la guapa española exiliada Remedios Varo; en el panel central de un tríptico titulado Bordando el manto terrestre había una serie de niñas delgaduchas con cara de corazón, ojos grandes, cabellera de oro en rama, encerradas en el habitáculo superior de una torre circular, bordando una especie de tapiz que se salía por las troneras y caía al vacío, tratando inútilmente de llenarlo; pues los demás edificios y criaturas, olas, barcos y bosques de la Tierra estaban dentro del tapiz y el tapiz era el mundo. Edipa, con morbo, se había detenido ante el cuadro y se había echado a llorar. Nadie se había dado cuenta; llevaba gafas semiesféricas de color verde oscuro. Durante un instante se había preguntado si la goma que las ajustaba alrededor de las cuencas estaría lo bastante prieta para dejar que fluyesen las lágrimas y llenaran lo cristales semiesféricos sin secarse nunca. De este modo podría llevar eternamente consigo la tristeza del momento, ver el mundo refractado por las lágrimas, por aquellas lágrimas concretas, como si indicaciones no descubiertas aún variasen significativamente entre un llanto y otro».

"De parte de la crítica literaria ya se ha señalado varias veces la importancia de esta escena para la estructura y la comprensión de La subasta del lote 49. [...] la intertextualidad de Pynchon con la pintora Remedios Varo ofrece datos reveladores para una análisis de este texto complejo, multicodificado y siempre de nuevo enigmático" así describe Susanne Klengel en su texto Remedios Varo y el undo literario de Pynchon la relación que se genera entre obra plástica y literaria. El escritor 'lee' la obra de Varo, reconocida por su carácter narrativo, descriptivo e ilustrador, y a su modo, Thomas la interpreta para posteriormente realizar su trabajo.

OBRA PICTÓRICA

 

 

La obra, Bordando el manto terrestre, de la artista Remedios Varo data de 1961. Junto con Hacia la Torre y La Huída componen un grupo de tres obras que destacan por la particularidad de poseer una doble narrativa; por un lado, la de toda pintura, y por otro, una literaria. De cada una de las obras emana una historia particular, al mismo tiempo que las tres en conjunto originan un relato distinto.