Se encuentra usted aquí

La nave de los locos (El Bosco)

OBRA LITERARIA

 

Título original: The Ship of Fools

Autor: Gregory Norminton

Año: 2002

Sinopsis: Un borracho malhablado, un glotón, una monja remilgada y un monje de dudosa erudición: ésta es solo parte de la tripulación a bordo de 'La nave de los locos', una embarcación que navega velozmente rumbo a ninguna parte gracias al genio de El Bosco. Vagamente conscientes del peligro que corren, los nueve pasajeros deberán contar historias para conjurar su destino. Inspirándose en el Decamerón de Bocaccio. Gregory Norminton teje en La nave de los locos un tapiz de relatos ingeniosos, surrealistas y ligeramente obscenos que harán las delicias de los lectores más desinhibidos.

En Biblioteca: LIT 313

 

 

 

La novela de Gregory Norminton, La nave de los locos, teje una historia que surge a partir de las imágenes de la propia obra pictórica. El cuadro de El Bosco se convierte en el eje que fudamenta la narración de Norminton e inspira al escritor, quien estructura las anécdotas e historias que van contando los diferentes personajes retratados por el artista.

OBRA PICTÓRICA

La nave de los locos (The Ship of Fools) es un cuadro del pintor flamenco El Bosco. Como el resto de obras carece de una datación unánime entre los especialistas, el uso de colores "frescos" empleados para pintar el cielo y el paisaje apuntan a que se trata de una obra tardía. Actualmente se encuentra en el Museo del Louvre de París.

El Bosco realiza una crítica de la sociedad de la época en que fue pintada la obra. Mediante esta, retrata su propia visión del mundo y la de la época en la que le tocó vivir. Y en este propósito critica aquellas actitudes, conductas y tradiciones presentes en su sociedad, entre otras, el vicio en la vida monástica, la locura humana que cede a los vicios, las profanidades presentes en todos los grupos sociales, el juego y la bebida. La pintura tal como se conoce hoy en día es un fragmento de un tríptico, se completaría con Alegoría de la glotonería y la lujuria que se encuentra en la galería de arte de la Universidad de Yale, y La muerte de un avaro hoy en la Galería Nacional de Washington.

La obra del Bosco encuentra también sus fuentes en la literatura de la época:

En 1494 se publicó la obra satírica alemana La nave de los necios o Narrenschiff de Sebastian Brant. Se trata de un poema compuesto por 2079 octosílabos pareados en donde se narra el viaje de un grupo de locos, de diferentes clases sociales, a un país llamado Narragania, la tierra prometida de los insanos; existe además una segunda nave tripulada por cuerdos que se dirige a la tierra de la Cucaña o país de la eterna juventud. Brant acoge, en su simbólica nave, locos de todas las categorías, y hace que desfilen las debilidades humanas, cuestión esta última que refuerza la hipótesis de que el pintor se basara en este poema para realizar su obra. Cada uno de los tripulantes de la nave de Brant encarna uno de los vicios de la sociedad, de tal forma que la obra sirve para denunciar la condición mundana del ser humano.

 

Según la tesis de Desmonts sobre Dos primitivos holandeses en el Museo del Louvre este cuadro era parte de toda una serie de pinturas que ilustraban los cantos principales del poema de Brant. También existen paralelismos con el Elogio de la locura de Erasmo.

Como menciona Michel Foucault en su Historia de la Locura en la Época Clásica, las diversas formas plásticas y literarias son fiel reflejo de que "desde el siglo XV el rostro de la locura ha perseguido la imaginación del hombre occidental". Se explica así que la relación que establece El Bosco entre el vicio y la locura es característica de la literatura del siglo XV. Con esta obra, advierte sobre la pérdida de los valores eclesiásticos, la negligencia o la locura de los hombres con relación a la religión, en definitva, sobre todo lo que reina al final del siglo XV, en el ocaso de la Edad Media.