Ferran Freixa

Se encuentra usted aquí

Obra

Su trabajo como diseñador gráfico y fotógrafo, especializado en temas de arquitectura, marcó desde un principio su quehacer fotográfico. No sólo desde un punto de vista formal sino también en cuanto a los contenidos. Casi todas sus obras tienen una relación directa con su vida cotidiana, sus viajes, etc. Su trabajo se puede situar en el documentalismo subjetivo. Documentalismo porque hay una voluntad de registrar un determinado entorno y de conservarlo; y subjetivo, porque la personalísima mirada del autor está presente. En 1979, Ferran Freixa realiza una serie de fotografías que tienen por tema una serie de tiendas y comercios de Barcelona.

 

La Trona (perruquería Barcelona) y Sastrería La Neutral, Barcelona, 1979.

En los años sucesivos, realiza un conjunto de imágenes que tienen como principales protagonistas mesas de restaurantes.

  
 

Las arquitecturas de Freixa están todas ellas dibujadas por la luz. Pero la luz es un elemento fugaz, cambiante y eso el fotógrafo conoce a la perfección. Unas arquitecturas que han sido una constante en la obra de Ferran Freixa en los últimos años son los faros. El autor los fotografía casi siempre al anochecer. En 1990, realiza otra serie de fotografías "L'Eixample". Son unas imágenes extrañas, tomadas desde abajo con el objetivo apuntado hacia el cielo. La fotografía de Freixa es una fotografía contemplativa, pausada, íntima e interpretativa. Son imágenes en las que abundan los espacios vacíos -naturales, urbanos o interiores- en los que la huella humana es perceptible a un nivel muy sutil. Casi no aparecen personas y cuando lo hacen están empequeñecidas, como remarcando su insignificancia en un escenario, tanto a nivel espacial como temporal.

  

Las fotografías de Ferran Freixa son sobre todo atemporales.