Metamorfosis arquitectónica: nuevos usos culturales para viejos edificios

Se encuentra usted aquí

Consonni, Centro de Prácticas Artísticas Contemporáneas, Bilbao

 

 

Uso original: Consonni, fábrica de resistencias eléctricas

Fecha construcción: 1957

 

 

 

 

                                                                                              

Uso hasta noviembre de 1998: Consonni, Centro de Prácticas Artísticas Contemporáneas. Hoy en día, propiedad del Gobierno Vasco en el que el Departamento de Educación almacena el patrimonio industrial mueble.

Fecha inauguración: 1997

Fecha rehabilitación: finales de los noventa

Actual dirección: C/ Simón Bolívar, 8-b, 48010 Bilbao

Anterior dirección: C/ Ribera de Zorrozaurre, 18

 Tel/Fax: 944 432390 / 944 008061

Web: http://www.consonni.org

E-mail: info@consonni.org   // Consonni en FACEBOOK

 

 

 

Historia del edificio:

El centro de prácticas artísticas contemporáneas Consonni ocupa actualmente una antigua fábrica de resistencias eléctricas situada en el barrio de Zorrozaurre de Bilbao, un barrio muy deteriorado, pero a la vez muy representativo del pasado industrial de la ciudad. La superficie total disponible es de 8000m², distribuida en cuatro plantas de igual estructura. El antiguo edificio Consonni data de 1957 y es un buen ejemplo de la arquitectura industrial de la década de los cincuenta.

En 1999 se abandona la fábrica como herramienta de trabajo y apuestan por un nuevo modelo de trabajo, trasladándose a sus oficinas de la calle Simón Bolívar donde se encuentra en la actualidad (Fuente: Consonni)

 

Actividadades:

Consonni es una productora de proyectos artísticos, localizada en Bilbao. Es una asociación sin ánimo de lucro de titularidad privada con apoyos institucionales puntuales.Desde 1997, Consonni invita a artistas a desarrollar proyectos que no adoptan un aspecto de objeto de arte expuesto en un espacio.

Matthieu Laurette, Hinrich Sachs, Andrea Fraser, Sergio Prego, Ibon Aranberri, Itziar Okariz, Saioa Olmo, Iratxe Jaio & Klaas van Gorkum etc. desarrollan trabajos junto a Consonni, que toman prestado de la contemporaneidad sus propias herramientas, desarrollando proyectos de arte con formatos tan variados como un programa de televisión, una subasta de tipografías vascas, unas visitas guiadas a un parque de atracciones abandonado o una marcha zombi para subvertir, criticar o simplemente analizar la sociedad en la que se inscribe.

Es menos visible como arte, pero más visto por un público diverso. Silenciosa e invisible, Consonni opta por el camuflaje como método de acción y estrategia. La producción artística en su sentido más inmaterial y comunicativo y el propio sistema del arte no son sólo su praxis y contexto sino parte del propio análisis y cuestionamiento que Consonni provoca con cada proyecto. (Fuente: Consonni)