Metamorfosis arquitectónica: nuevos usos culturales para viejos edificios

Se encuentra usted aquí

Roca Umbert Fàbrica de les Arts, Granollers

 

Uso original: fábrica Roca Umbert

Fecha construcción: 1904

 

 

 

                                                                               

 

 

Uso actual: Roca Umbert Fàbrica de les Arts
Fecha rehabilitación: 2006
Dirección:C/ Mare de Déu de Montserrat, 36, 08401 Granollers
Tel/Fax: 938 604729 / 938 604750
Web:http://www.rocaumbert.cat
E-mail: rocaumbert@fabricadelesarts.cat

 

 

 

Historia del edificio:

El origen de la fábrica Roca Umbert se remonta al año 1871, en Sant Feliu de Codines, donde Josep Umbert i Ventura (1844-1917) puso en marcha una fábrica textil, que sólo cinco años más tarde amplió, adquiriendo unos terrenos en Palou. El crecimiento industrial y la rápida consolidación del sector textil catalán hicieron triplicar en poco tiempo la producción de la empresa. Por ello, en 1904 se construyó la que hoy en día conocemos como la fábrica Roca Umbert en Granollers, donde se instalaron telares.

En el año 1912 se adquirió una cuadra en Sants, y, en 1915, una sección de hilados en Monistrol de Montserrat.

A la muerte de su fundador (año 1917), sus familiares continuaron con la dirección y la propiedad de la empresa. Además de la planta de Granollers, mantenían otras en producción en Sant Feliu de Codines, Monistrol, Ripollet y almacenes y oficinas en Barcelona. Su principal producción eran las pisanas (tejido de hilo o algodón con tafetán y de diversos colores, utilizado para la confección de ropa para vestidos de mujer y de niños), planchas azules y vichíes.

En 1936 la empresa es incautada por los obreros y toma el nombre de Espartacus. En enero de 1939 sufrió una enorme destrucción debida a un incendio provocado. Pero lentamente se fue recuperando.

En la década de los 50 se construyó la Tèrmica, un espacio que permitía la autonomía en cuanto al suministro eléctrico, ya que las constantes restricciones de esta energía obligaban a la fábrica a parar su producción a menudo. Durante esta etapa se inicia la modernización de la industria. Se fabrican gran cantidad de tejidos, entre los cuales destacan las piezas de algodón, las batas, los juegos de mesa, las sábanas, la ropa militar, la ropa tejana, etc. El primer turno era de las 5 a las 9 de la mañana y de la 1 a las 5 de la tarde; a menudo los obreros hacían otros trabajos en otras empresas entre turnos para conseguir aumentar los ingresos familiares.

Roca Umbert fue una fábrica ejemplar por lo que a asumir compromisos sociales alejados de sus obligaciones legales se refiere: en el año 1933 se creó la Casa Cuna, que primero estuvo regentada por monjas josefinas y más tarde por personal contratado. Los hijos y las hijas de las madres trabajadoras se podían beneficiar de este servicio hasta la edad de los 5 años.

También crearon el Cosidor (costurero), un espacio donde podían ir a formarse las trabajadoras solteras y en el que se les enseñaba a coser, a planchar y a ser amas de casa. Fue hacia los 60 que la fábrica integró a nuevos obreros procedentes de la primera gran ola migratoria del resto del Estado.
La fábrica Roca Umbert destacaba por la gran calidad de sus tejidos. Ello se debía a que en una sola empresa se unificaba todo el proceso de producción de la tela (abatanar, hilar, urdir, tejer, teñir y el control del acabado de las piezas) hasta su comercialización.

En 1971 se cierran las naves de Sant Feliu de Codines y sus propietarios se acogen al Plan de Reestructuración Textil. Cinco años después, el 1976, se inicia el traslado de la hilatura de Granollers a La Batllòria (Sant Celoni), donde se construye un nuevo edificio de 9.000 m². El segundo plan de reestructuración se llevó a cabo en 1978 y supuso el despido de 450 personas. Éste es un período especialmente interesante por lo que respecta al ámbito sindical, ya que se produjeron las primeras grandes huelgas en la ciudad. A causa de los cambios en las necesidades de la economía globalizada, la fábrica cerró sus puertas en 1991.

El movimiento de las lanzaderas, el sonido de los telares, los colores de los pigmentos para teñir, el humo de la chimenea y el gesto apresurado de las trabajadoras llenaban el día a día de este espacio. (Fuente: Roca Umbert)

Actividades:

Roca Umbert Fàbrica de les Arts es el proyecto que ha puesto en funcionamiento el Ayuntamiento de Granollers que reconvierte un recinto fabril, con un espacio de 20.000 m² en el núcleo de la ciudad, en un gran centro cultural con finalidades productivas, formativas y de difusión de la creación artística.

En enero del 2003, el Pleno del Ayuntamiento aprobó el Plan de Usos de este proyecto; en noviembre del 2004, la Junta de Gobierno Local refrendó el Plan Director Arquitectónico del mismo.

Esta iniciativa queda concretada con la creación y puesta en funcionamiento de una serie de equipamientos culturales que conviven en un espacio delimitado, el recinto Roca Umbert. La singularidad y la innovación de proyecto provienen justamente de esta convivencia en un mismo lugar de artistas y de profesionales de la cultura, de la comunicación y de las tecnologías de la información, lo que permitirá la cooperación entre ellos y el intercambio constante de conocimientos y prácticas. El estar tan cerca los unos de los otros suscitará una interacción fácil y viable y ello, al mismo tiempo, servirá como estímulo para la investigación y la experimentación conjunta en el campo de la creación y las manifestaciones artísticas.

Un centro que se basará en el federalismo cultural para organizar un proyecto común, el de fábrica de las artes, y, a la vez, para dejar macerar los variados proyectos respetando sus identidades y personalidades propias; pero, eso sí, con unos compromisos comunes: poner en común los recursos, compartir producciones fruto de colaboraciones, demostrando la capacidad cooperativa de las artes y convirtiendo Roca Umbert en un ejemplo de barrio de las artes integrado en la ciudad; desarrollando un modelo, pequeño y humilde, de distrito cultural con intención de hacer vivir la cultura y las artes, con voluntad de compartir la construcción de la ciudad con la gente, con el ánimo de incorporar a las nuevas generaciones.

Siguiendo el ejemplo de otras experiencias similares en Europa, Roca Umbert Fàbrica de les Arts intenta dinamizar el territorio en el que desarrolla su actividad y pone el acento en su especialización para llegar a ser un polo de atracción de actividad relacionada con las industrias de la creatividad.

De este proyecto también cabe destacar el plan urbanístico en que se inscribe: la apertura y la urbanización de los espacios del recinto permitirán que Granollers gane nuevas calles y plazas peatonales y disponga de un nuevo aparcamiento subterráneo. (Fuente:  Roca Umbert)