Annika Larsson

Se encuentra usted aquí

Obra

La obra de Larsson se centra en los modelos del comportamiento humano en la cultura contemporánea. Gente corriente con traje o uniforme que lleva a cabo actos simples y cotidianos, como encender un cigarro, prepararse para un partido de tenis o pasear a un perro. Eso sí, con una característica común a todas sus obras, y es que los hombres son los únicos protagonistas de sus vídeos. De hecho, desde 1998 los vídeos de Annika Larsson se han centrado en la investigación de las relaciones entre los hombres, haciendo especial hincapié en el poder. En Inbjudan Hill Terr B (1998), por ejemplo, un hombre invita a otros cuatro a una fiesta y les fuerza a bailar delante de él; en Cigar (1999) un hombre mira a otro fumar; y en 40-15 (1999), dos hombres simulan un juego de tenis frente a un espejo de la habitación.


Se trata de hombres que no son codiciados como objetos sexuales por la artista, sino que los muestra como objetos de arte a la audiencia voyeurista. “Sus hombres” están siempre inmaculadamente vestidos. Por ejemplo, en el vídeo Cigar (1999), los protagonistas vestidos con camisetas blancas y elegantes trajes, hacen que cortan y fuman un cigarro de acuerdo con los preceptos apropiados. Esto es lo que vamos a encontrar en la mayoría de los vídeos de Annika Larsson. Pero también es evidente a partir del poético trabajo con la cámara de la artista que ésta no está interesada en la narración como tal, sino más bien fascinada por una los pequeños matices, por la particular línea alrededor de la boca o un sutil movimiento de la mano.