Sus obras (selección)

1979

Faro del Comercio, en colaboración con Raúl Ferrara, Monterrey, Nuevo León.

1978

Casa Gárate (hoy B. Meyer), en colaboración con Alberto Chauvet.

1976

Casa Gilardi, Tacubaya, México D. F.

1967-1968

Cuadra San Cristóbal. Establos, piscina y casa Folke Egerstrom, en colaboración con Andrés Casillas.

1967

Lomas Verdes y Capilla, ordenación, en colaboración con Juan Sordo Madaleno.

1963

Los Clubes, ordenación general, Atizapán, Estado de México.

1958

Las Arboledas, ordenación general y jardines, Atizapán, Estado de México.

1957

Torres de Ciudad Satélite, en colaboración con Mathias Goeritz, Ciudad Satélite, México D. F.

1955

Jardines del Hotel Pierre Márquez, Acapulco.

Casa Antonio Gálvez, México D. F.

Plan de Ordenación de Jardines del Bosque (obra no construida), Guadalajara, Jalisco.

1952-1955

Convento de las Capuchinas Sacramentarias del Purísimo Corazón de María, México D. F.

1950

Casa Eduardo Prieto López, México D. F.

1948

Dos casas en la Avda. de las Fuentes, 10 y 12, en colaboración con Max Cetto, San Ángel D. F.

1947

Casa Luis Barragán, México D. F.

1945-1950

Jardines del Pedregal, San Ángel D. F.

1944

Tres jardines privados en la Avda. San Jerónimo, San Ángel D. F.

1941-1943

Casa y jardín en C/General Francisco Ramírez, Tacubaya, México D. F.

1940

Casa Eduardo Villaseñor, San Ángel D. F.

1937

Casa Pizarro Suárez, México D. F.

1936 - 1940

Edificio de apartamentos en colaboración con Max Cetto, México D. F.

Casa para alquilar, Colonia Cuauhtémoc, México D. F.

Edificio de apartamentos, Colonia Cuauhtémoc, México D. F.

Edificio de apartamentos en colaboración con José Creixell, Colonia Cuauhtémoc, México D. F.

Edificio de apartamentos y casa unifamiliar anexa, Colonia Cuauhtémoc, México D. F.

Edificio de estudios para pintores en colaboración con Max Cetto, Colonia Cuauhtémoc, México D. F.

1936

Dos casas en Avda. Parque México, México D. F.

Dos casas en Avda. Mazatlán, México D. F.

1932

Restauración de casa en colaboración con Juan Palomar, Guadalajara, Jalisco.

1931

Casa de la familia Barragán, Chapala, Jalisco.

1929

Casa de Gustavo Cristo, Guadalajara, Jalisco.

Parque de la Revolución, Guadalajara, Jalisco.

Casas de alquiler para Efraín González Luna, Guadalajara, Jalisco.

1928

Casas de alquiler para Robles León, Guadalajara, Jalisco.

Casa Harper de Garibi, Guadalajara, Jalisco.

Casa Efraín González Luna, actual Casa ITESO Clavijero, Guadalajara, Jalisco.

Casa de Enrique Aguilar, Guadalajara, Jalisco.

1927-1936

Casa en calle Simón Bolívar, Guadalajara, Jalisco.

Casa José C. Orozco, Guadalajara, Jalisco.

Casa Idelfonso Franco, Guadalajara, Jalisco.

1927-1933

Casa del Dr. Medina, Guadalajara, Jalisco.

1927

Reforma de la casa Robles León, Guadalajara, Jalisco.

CASA GONZÁLEZ LUNA (Guadalajara, 1928)

En 1928 Luis Barragán recibe el encargo de construir una casa para su amigo Efraín González Luna, abogado y político mexicano. La casa se ubica en un amplio terreno de Guadalajara.

La casa consta de dos plantas, la primera de ellas dedicada a la vivienda propiamente dicha y la planta superior, donde se sitúa la biblioteca de González Luna y un oratorio junto a una amplia terraza. La terraza se asoma a un jardín de amplias proporciones, con una fuente en un estanque, apreciándose las influencias árabes y andaluzas en todo el recinto, así como rasgos de la arquitectura local. También se observan ya algunas características típicas de la arquitectura que Barragán desarrollará posteriormente en su madurez con un lenguaje propio, como la dosificación de las aberturas al exterior buscando intimidad.

Una serie de patios y porches se sitúan en los extremos como modo de preservar esa intimidad del conjunto, vertebrado todo por un corredor. La singular composición de los espacios es una de las características más sugerentes de la vivienda.

La construcción del edificio finalizó entre 1929 y 1930. En los años treinta el arquitecto Ignacio Díaz Morales realiza algunas ampliaciones en el mismo. En la actualidad la casa es la sede del Centro Cultural Casa ITESO Clavijero.

 

 

 

CASA PARA DOS FAMILIAS (México D. F. 1936-37)

En 1936-1937 Luis Barragán realiza una casa para dos familias. Es una época de gran actividad, y en pocos años construye gran cantidad de edificios.

Barragán diseña este proyecto en la avenida Parque de México, México D. F., característico de su etapa de racionalismo internacional con influencias de Le Corbusier. En un solar reducido comparten espacio las dos viviendas cada una componiendo un bloque estrecho y largo. La entrada a las casas se ubica alejada la una de la otra para preservar la intimidad de ambas. Cuatro pisos conforman cada vivienda, con garaje y zona de servicio en la planta más baja, zonas de uso común en la primera planta, dormitorios en la segunda y una terraza en la parte más elevada. Las viviendas constan de grandes ventanales al exterior, elemento que posteriormente Barragán rechaza de sus construcciones para hacerlas más intimistas y con un carácter más privado.

En este proyecto se aprecia el carácter un tanto comercial propio de esta etapa en la obra del arquitecto, que se ha de amoldar a las limitaciones impuestas por el encargo. No afloran en el mismo las características propias de su vocabulario arquitectónico, que más adelante se evidencian con fuerza y que en su etapa de Guadalupe habían comenzado a surgir.

CASA ORTEGA (Tacubaya, México D. F., 1943)

En 1943 Luis Barragán proyecta la que será su primera vivienda, conocida posteriormente como Casa Ortega, en un área muy extensa de Tacubaya, con más de tres mil metros cuadrados, y en buena parte del terreno diseña un suntuoso jardín aterrazado. El proyecto, realizado en el número 20 de la calle General Francisco Ramírez, parte de la reforma de una casa ya construida.

El proyecto de esta vivienda se basa en los mismos principios que utilizará posteriormente en su casa estudio. Una construcción sobria y austera hacia el exterior proyecta toda su riqueza en el interior del programa, prevaleciendo la idea de intimidad y de serenidad, y la magnificencia de unos jardines sensuales ocultos al exterior. La casa sólo se abre al jardín, permanece como un refugio de sosiego en medio del bullicio de la capital.

Se trata de un edificio en el que se vislumbran las singularidades que afloran con plena madurez en la casa estudio del arquitecto.

 

PEDREGAL DE SAN ÁNGEL (México D. F., 1945)

En 1945 Luis Barragán compra, junto a José Alberto y Luis Bustamante, una gran extensión de terreno al sur de México D. F., donde proyecta una urbanización y los innovadores jardines del Pedregal de San Ángel, aprovechando la naturaleza volcánica del lugar. En el proyecto también colaboran los arquitectos Antonio Attolini y Max Cetto, y los artistas Mathias Goeritz y “Dr.Atl”.

Barragán comenta sobre el lugar:

“… la fascinación que ejerció sobre mí El Pedregal de San Ángel. La lava fue para mí una cosa incomprensible, ¿por qué esas rocas?, y ¿por qué todo eso que a los demás les parecía tan hostil y a mí me atraía tan poderosamente y me invitaba aquedarme horas allí? Fui durante tardes enteras…” (PONIATOWSKA, Elena. Todo México. Tomo 1. México D. F.: Diana, 1998; p. 17.)

Para desarrollar el proyecto el arquitecto se inspira en el texto “Requisitos para la organización del Pedregal” de Diego Rivera.

En estos terrenos con lava volcánica descubre las posibilidades que le otorga ese material para realizar jardines de gran belleza. También diseña el urbanismo aprovechando la desigual y exuberante topografía del terreno. Respeta el fluir de la lava para conservar las características del paisaje natural y diseña amplias zonas verdes donde se combina la piedra volcánica, la vegetación autóctona y formas arquitectónicas abstractas y puras.

En 1950 realiza, en colaboración a Max Cetto, la Casa Prieto López, en la que utiliza recursos constructivos ya usados en su casa estudio. Además establece un diálogo discreto entre la lava y los elementos constructivos. En esta urbanización también destacan las Casas en la avenida de las Fuentes, 10 y 12, también en colaboración con el mismo arquitecto y concebidas como casas piloto de la urbanización.

En 1952 Barragán abandona la sociedad de Los Jardines del Pedregal de San Ángel y se va modificando el proyecto. Lamentablemente gran parte de esta obra del arquitecto no se conserva en la actualidad, ya que ha sido destruida o modificada.

CONVENTO DE LAS CAPUCHINAS SACRAMENTARIAS) Tlalpan, México D.F.)

En 1952 Luis Barragán comienza la reconstrucción del Convento de las Capuchinas Sacramentarias en Tlalpan. Edifica en él una nueva capilla. En este proyecto la luz se dosifica, los colores son cálidos y la sobriedad dota a la obra de calmada religiosidad.

LOS CLUBES (Atizapán de Zaragoza, 1963)

En el proyecto de los Clubes Luis Barragán demuestra su amor por la equitación en una de sus obras más emblemáticas. Es un terreno propio y goza de libertad para trabajar. Barragán no es sólo el autor del proyecto sino también el promotor inmobiliario, algo que también sucede en Las Arboledas.

El proyecto se inicia en 1966 e incluye la Cuadra San Cristóbal, la Casa Egerstrom y la Fuente de los Amantes. Fue construido para el adiestramiento de los caballos de pura sangre de la familia Folke Egertrom.

 

 

CASA GILARDI (México D. F., 1976)

En 1976 Francisco Gilardi, de cuya familia es amigo Luis Barragán, encarga al arquitecto la construcción de su casa en México D. F. Es la última obra que Luis Barragán finaliza. Dos elementos del proyecto atraen principalmente a Barragán: el inmenso árbol Jacarandá que preside el solar y la piscina que Gilardi solicita al arquitecto. El solar es largo y estrecho, la vivienda muestra una de sus fachadas abiertas a la calle, y está dividida en dos bloques separados por un patio y un pasillo lateral. En el bloque trasero se sitúa una alberca.

En esta obra de madurez el lenguaje de Barragán aflora en todo su esplendor. La luz está cuidadosamente regulada por mesuradas aperturas a la calle, y altos muros protegen la privacidad de la vivienda. El patio interior, núcleo del programa, permite la vista del cielo y los espacios de la vivienda se asoman a ese patio para proveerse de luz pero conservando su intimidad. Una terraza actúa como mirador sobre el paisaje de la casa.

El árbol tiene su espacio como complemento del conjunto pero no tiene una función protagonista en el programa. Los colores y texturas empleados en la casa se inspiran en la pintura de su amigo Chucho Reyes.