Es Baluard, Museo d’Art Modern i Contemporani de Palma

 

 

 

Uso original: Baluarte de Sant Pere

Fecha construcción s. XVI

 

 

 

 

 

                                                                                                  

Uso actual: Es Baluard, Museo d’Art Modern i Contemporani de Palma

Fecha inauguración: 30 enero 2004

Fecha rehabilitación: 1998-2003

Arquitectos: Jaime y Luís García Ruiz, Ángel Sánchez-Cantalejo y Vicente Tomás

Dirección: Plaça Porta Santa Catalina, 10, 07012 Palma de Mallorca

Tel/Fax: 971 908200 / 971 908203

 

 

 

Historia del edificio:

La construcción del baluarte de Sant Pere fecha del siglo XVI. En esta época se inicia el refuerzo de los antiguos muros medievales, con la realización de nuevas murallas, proyecto ideado por el ingeniero italiano Giovan Giacomo Palearo Fratin, apodado “El Fratín”, que en 1574 es nombrado ingeniero mayor. Sus diseños, de tradición italiana, adaptan las defensas de la ciudad a la nueva concepción renacentista, que consistía en crear un recinto amurallado formado por baluartes, unidos entre sí por lienzos de muralla. Un baluarte es una obra de fortificación que forma un cuerpo avanzado de defensa de una muralla. El baluarte de Sant Pere destaca de entre todos éstos por sus grandes dimensiones y por su importancia defensiva. El sistema se implanta en todas las fortificaciones construidas en los territorios españoles en Europa a partir de la segunda mitad del siglo XVI.

En 1613 se desvió el lecho del torrente de sa Riera del paseo del Born a su actual ubicación extramuros de la ciutat, con salida al mar justo al lado de Es Baluard. Entre 1638 y 1654, bajo el mandato de Vicenç Mut i Armengol como ingeniero y sargento mayor de la fortificación, el baluarte toma altura. A lo largo del siglo XVIII la construcción tiene ya la forma actual.

A finales del siglo XIX comienza el proceso de demolición de las murallas de la ciudad. Esta medida fue tomada con la finalidad de adaptar la ciudad a las nuevas necesidades de modernidad, crecimiento económico y limpieza. Entre 1873 y 1902 se produce un derribo parcial de las murallas, mientras que el definitivo se produce entre 1902 y 1932. Palma se libera del anillo terrestre fortificado y sólo mantiene una parte de la fachada marítima que se conserva hasta la actualidad.

A lo largo de la primera mitad del siglo XX el baluarte de Sant Pere continuó como espacio de especial interés defensivo y estratégico para la ciudad.

El baluarte de Sant Pere deja de tener uso militar en el año 1962, cuando el antiguo cuartel de artillería fue adquirido por un grupo inmobiliario.

En 1963 cae parte de la cortina de poniente, previsiblemente de forma intencionada, y el Estado proyectó su reconstrucción inmediata en 1965. Finalmente, en el Plan general de 1970 y en su posterior modificación de 1985 los terrenos fueron calificados de uso público, y expropiados a finales de la década de los ochenta.

Después de unos años sin un uso específico, en 1997 estos terrenos fueron cedidos por el Ajuntament de Palma para la construcción de Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma. Este hecho significó, por encima de todo, la principal recuperación de una edificación arquitectónica del siglo XVI de gran valor histórico. Desde hace más de 30 años, el recinto de estas antiguas murallas estaba abandonado y se había convertido en un lugar inhóspito. La cesión por parte del Ajuntament de Palma de esta construcción para habilitar un museo solucionó las necesidades de espacio para alojar las colecciones y supuso, al mismo tiempo, la dinamización urbanística de la zona.

El edificio, definido por líneas simples y puras, se levanta al abrigo de las murallas renacentistas que lo rodean, aunque sin superar jamás su altura. El proyecto arquitectónico del museo es especialmente respetuoso con el entorno patrimonial e histórico que lo alberga.

El edificio fue diseñado por el equipo de arquitectos integrado por los hermanos

Jaime y Luís García Ruiz, Ángel Sánchez-Cantalejo y Vicente Tomás, y tiene una superficie total de 5.027 m², de los cuales 2.500 se destinan a espacios expositivos.

El museo está estructurado en tres plantas que se conectan mediante rampas, claraboyas y balconadas interiores, dando lugar a un juego de espacios y alturas que unen las plantas entre sí y con el exterior

El museo se ofrece así como una prolongación natural de la ciudad y las calles que lo rodean. A medida que se pasea por las terrazas y los corredores, el visitante descubre el continuo diálogo entre el vanguardismo arquitectónico del nuevo edificio y la tradición histórica de la muralla que lo integra. De este modo, el edificio simboliza también su mediterraneidad, estableciendo una relación constante entre el interior y el exterior. (Fuente: Es Baluard)

Fondos:

La colección gestionada por la Fundación Es Baluard dispone de fondos propios, los cedidos por los patronos y los procedentes de colecciones privadas y todo ello con el referente de estar ante obras de autores relacionados con las Islas Baleares. Así, la colección de la Fundació Es Baluard está formada por pinturas, esculturas, cerámicas y dibujos de artistas vinculados a las tendencias artísticas internacionales más significativas, aparecidas desde finales del siglo XIX: Cézanne, Gauguin, Picasso, Miró, Picabia, Magritte, Giacometti, Motherwell [+], Tàpies… hasta la actualidad: Horn, Plessi, Polke, Kiefer, Schnabel, Barceló, Scully...

También hay una destacada muestra de paisajismo catalán y mediterráneo, así como de artistas que, directa o indirectamente, han estado relacionados con las Baleares: S. Rusiñol, J. Mir, A. Gelabert, H. Anglada-Camarasa, J. Ramis o M. H. Mompó, entre otros. (Fuente: Es Baluard)

E-mail: museu@esbaluard.org